Público
Público

División en Europa ante la crisis de los inmigrantes

Los países nórdicos frenan las peticiones de más ayuda del sur

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Unión Europea decidió ayer aplazar su respuesta a la oleada masiva de inmigrantes que espera recibir desde Libia y el norte de África. 'No ha llegado ninguna embarcación desde Libia', resumió la comisaria europea de Interior, la sueca Cecilia Malmstrom. 'No mentemos al demonio antes de que aparezca', advirtió el ministro húngaro, Sándor Pintér, en nombre de la presidencia húngara de la UE.

La agencia de fronteras Frontex ha asegurado que el conflicto Libio y la inestabilidad en el norte de África podría llevar a un millón y medio de personas a buscar refugio en Europa. Sin embargo, Alemania y los países nórdicos impusieron en la reunión de ministros de Interior de ayer un frenazo a las exigencias de los estados del sur, con Italia y España a la cabeza. Italia pidió 'no ser dejada sola' ante la previsible oleada de inmigrantes del norte de África, y alertó de un 'éxodo de proporciones bíblicas' desde la región, que desbordará su capacidad de acogida, según Roberto Maroni, su ministro de Interior.

Roma teme la llegada masiva de refugiados del Magreb

Los 27 coinciden en que la situación en Libia es muy inestable y en que no pueden permanecer impasibles ante las consecuencias de la revuelta, pero Alemania recuerda que, hasta ahora, las costas italianas sólo han recibido alrededor de 6.300 inmigrantes tunecinos desde principios de año, una cifra asumible con la ayuda europea ya brindada a la isla de Lampedusa por Frontex. 'En este momento ese flujo de refugiados no existe', aseguró Thomas de Maizière, el titular alemán, en respuesta a Maroni.

Lo cierto es que nadie en la UE, ni siquiera Alemania y los países nórdicos, dudan de que los refugiados e inmigrantes libios llamarán en las próximas semanas a la puerta de Europa a través de Italia o Malta. Las desavenencias llegan cuando se discute qué hacer con ellos. 'Si recibimos una oleada de refugiados ayudaremos, pero no estamos dispuestos a repartirnos los demandantes de asilo de Italia', anunció Maria Fekter, la ministra austriaca.

Entre las opciones intermedias se encuentra una gran misión de Frontex y Europol, la Policía comunitaria, para recibir y asesorar a los refugiados al tiempo que se identifica a los inmigrantes ilegales que 'ya tenían el ticket comprado con las mafias y aprovechan ahora para entrar en Europa', según una fuente del Consejo.

'Hoy es Italia pero mañana puede ser cualquier otro país', dice Rubalcaba

Alfredo Pérez Rubalcaba, alineado con Italia y los países del sur, advirtió de que 'hoy es Italia, pero mañana puede ser cualquier otro país' el que tema la llegada masiva de inmigrantes. Ante la falta de acuerdo en la UE, Rubalcaba propuso luchar contra la inmigración irregular para evitar 'que las mafias hagan su agosto' gracias a la crisis libia. Además, Bruselas trabajará con Túnez y Egipto, países que comparten frontera con Libia, para asistir a los miles de personas que la han cruzado en los últimos días huyendo del conflicto.

En este sentido, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) instó a estos países a mantener abiertas sus fronteras con Libia para permitir la salida de los ciudadanos libios. Según esta agencia, los miles de inmigrantes subsaharianos que ya se encuentran en Libia se han convertido en chivos expiatorios para ambos bandos. Por un lado, Gadafi subraya que las revueltas están fomentadas por 'extranjeros', mientras los opositores denuncian la presencia de 'escuadras de mercenarios'.