Público
Público

Edith Windsor lleva al Supremo una ley que discrimina a los matrimonios homosexuales en EEUU

El Gobierno no reconocía su matrimonio y tras enviudar se vio obligada a pagar un impuesto federal de 360.000 dólares, motivo que la empujó a iniciar el caso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Edith Windsor, la anciana de 83 años que ha demandado al Gobierno de EE.UU. ante el Tribunal Supremo por la ley DOMA, que define el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, se mostró hoy 'emocionada' y optimista tras la audiencia y confió en que los jueces decidirán 'bien' sobre el caso.

Windsor, recibida entre vítores y gritos de su apodo cariñoso 'Edie' por las decenas de manifestantes congregados ante el Supremo tras la audiencia de hoy, confesó que se siente 'emocionada, inquieta y muy, muy humilde' porque su caso haya llegado a la máxima instancia judicial.

La anciana de 83 años ha conseguido que su caso llegue hasta el Tribunal Supremo, la máxima instancia judicial'Este es un día espectacular para mí', dijo a la prensa. 'Me he sentido muy respetada por la justicia y tengo la sensación de que (el caso) irá bien', agregó. Consideró que la audiencia se desarrolló 'estupendamente' y no sintió en ningún momento 'ninguna hostilidad' en su contra. Windsor inició el caso después de verse forzada a pagar unos impuestos federales de más de 360.000 dólares por el patrimonio heredado de su fallecida esposa Thea, dado que el Gobierno no reconocía su matrimonio.

'Cuando mi preciosa y brillante Thea murió, me invadió la pena. Y pronto me di cuenta de que el Gobierno federal nos trataba como extrañas, y me obligaba a pagar una desorbitada tasa estatal', dijo Windsor.

La anciana consideró que la palabra matrimonio es 'mágica', porque imprime una 'diferencia' en la vida de la pareja que ella misma sintió al casarse con Thea en Canadá en 2007, incluso después de haber pasado casi 40 años viviendo con ella.

'Cuando nuestro matrimonio apareció en el New York Times, nos llamaron cientos de personas', aseguró.

Se espera que los nueve magistrados del Supremo tomen una decisión alrededor de junio sobre la constitucionalidad de la ley de Defensa del Matrimonio (DOMA), que define el matrimonio como la 'unión entre un hombre y una mujer' e impide que los homosexuales casados legalmente obtengan beneficios federales.

Los magistrados del Supremo tomarán previsiblemente una decisión en junio sobre la constitucionalidad de la ley DOMA

La abogada de Windsor, Roberta Kaplan, recordó que esa ley 'afecta a cientos de programas federales diferentes', que impiden que los cónyuges gays accedan a beneficios fiscales, de seguridad social, de pensiones y hasta la posibilidad de ser enterrados juntos, todos ellos disponibles para los matrimonios heterosexuales. 'Creo que hemos tenido buenas respuestas a las preguntas de los jueces y tenemos muchas esperanzas de que reafirmarán las decisiones de instancias anteriores', señaló Kaplan.

La ley ya ha sido declarada inconstitucional por cuatro tribunales federales y dos cortes de apelaciones en el noreste del país.

'Edie y Thea se cuidaron mutuamente durante décadas de buenos y malos tiempos, como cualquier otra pareja casada. No es justo que el Gobierno federal las trate como si su matrimonio nunca hubiera existido', dijo en un comunicado James Esseks, director del proyecto LGTBI de la Asociación Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), que defiende también a Windsor en el caso.