Público
Público

EEUU aceptará solicitudes para las Fuerzas Armadas de homosexuales

El Pentágono anuncia el fin a la aplicación de una ley de 1993, denominada Don't Ask Don't Tell, que prohibía al personal militar expresar abiertamente su condicional sexual

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Pentágono anunció hoy que aceptará solicitudes para las Fuerzas Armadas de personas que se declaren homosexuales, lo que pone fin a la aplicación de una ley de 1993 que prohibía al personal militar expresar abiertamente su condicional sexual , informó hoy un portavoz. El anuncio se produjo después de que una juez federal ordenara la semana pasada al Gobierno de EEUU que dejara de seguir esa ley, denominada Don't Ask Don't Tell, que había sido declarada inconstitucional por los tribunales.

La Oficina de Personal y Preparación del Pentágono mandó el viernes la orden sobre ese mandato judicial a los comandos encargados de reclutar a nuevos soldados, confirmó hoy la portavoz del Departamento de Defensa Cynthia Smith. La orden precisa que si un candidato manifiesta abiertamente su homosexualidad y cumple con los requisitos para ser reclutado, su solicitud debe ser procesada como el resto. Además, los encargados del proceso no tienen permitido preguntarles por su condición sexual como parte del proceso de aplicación.

Sin embargo, el Pentágono especifica que los comandos de reclutamiento deben advertir a los solicitantes que podrían haber cambios en el futuro si hay una nueva sentencia judicial que instaure de nuevo la práctica de la ley. La decisión del Pentágono llega después de varios pasos en los tribunales para poner fin a esta ley que presentó el Gobierno de Bill Clinton y a la que el presidente Barack Obama se comprometió a poner fin en su campaña electoral de 2008.

No obstante, el Gobierno de Obama presentó un recurso para aplazar el bloqueo emitido por la juez porque sostiene que la ley debe ser suspendida desde el Congreso, pese a que recientemente el debate se paralizó en el Senado. Además, argumentó en el recurso que el bloqueo a la ley pondría en peligro a los soldados en un momento crítico para las misiones de combate estadounidenses en el extranjero. Aún así, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, ya indicó que el Pentágono emitiría una serie de directivas a los comandantes de las tropas para que sepan cómo reaccionar a la orden judicial.