Público
Público

El Ejército sirio arresta a los varones en el norte

La represión aumenta el flujo de refugiados hacia Turquía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cientos de civiles sirios se concentraron junto a la frontera turca por miedo a la represión del Ejército después de que este ocupara el domingo Yisr al Shugur, una ciudad de 60.000 habitantes que fue cercada durante la última semana, tras denunciar las autoridades de Damasco la muerte allí de 120 miembros de las Fuerzas de Seguridad a manos de supuestas 'bandas armadas' el 5 de junio.

Algunos refugiados que huyeron a Turquía indicaron que los militares están entrando en los pueblos de la zona y arrestan a todos los varones de edades entre 18 y los 40 años. También dijeron que la unidad que tomó Yisr al Shugur está comandada por Ali Maher al Asad, hermano del presidente Bashar al Asad.

Los civiles que se congregaron en la frontera temen que el Ejército decida avanzar hacia ellos, lo que les obligaría a abandonar Siria y entrar en Turquía. El número de refugiados sirios que ya se encuentra en el interior de Turquía asciende a más de 7.000, según las autoridades de Ankara, pero podría crecer sensiblemente.

En una semana se han registrado 5.000 refugiados ante las autoridades turcas

Desde hace una semana se han registrado 5.000 refugiados ante las autoridades turcas, pero se cree que dentro de Turquía hay muchos más que por alguna razón todavía no se han inscrito. Esta valoración no tiene en cuenta a los cientos de refugiados que aún están en Siria preparados para cruzar la frontera.

Fuentes militares sirias citadas por la BBC indicaron que el Ejército tiene intención de avanzar hacia las zonas rurales que rodean Yisr al Shugur, para perseguir a los 'terroristas' armados que lograron huir de la ciudad durante el asalto del domingo, y concretamente hacia la vecina localidad de Maarat al Numan. Esta indicación podría ser un pretexto para continuar los ataques en esta región fronteriza.

Algunos refugiados cuentan que existen fuertes disensiones dentro del Ejército sirio, al menos en el nivel de soldados rasos, y que muchos de los militares fallecidos en las últimas semanas han sido ejecutados por sus jefes y compañeros por negarse a disparar contra la población civil. Esta circunstancia habría impulsado a un número indeterminado de soldados a desertar.

Mientras algunos refugiados sostienen que el domingo el Ejército bombardeó Yisr al Shugur, el general sirio Ryad Haddad negó este extremo y dijo que los militares únicamente persiguieron a los 'terroristas' que el día 5 mataron a los 120 miembros de las Fuerzas de Seguridad. Como Damasco no permite la entrada de corresponsales extranjeros, es imposible verificar sus palabras.