Publicado: 21.12.2014 18:58 |Actualizado: 22.12.2014 17:15

Los espías de EEUU manejan el manual de control de fronteras
de la Unión Europea

La CIA incluye en su programa de Inteligencia 'Checkpoint' un documento de la Comisión Europea con las directrices internas para los guardias fronterizos sobre cómo regular las entradas y salidas del espacio Schengen y tratar a los viajeros

Publicidad
Media: 2
Votos: 6
Comentarios:
Un guardia fronterizo en un control en Bulgaria. - AFP

Un guardia fronterizo en un control en Bulgaria. - AFP

Los agentes de la CIA no sólo manejan documentos propios para campar a sus anchas por Europa. Los espías de Estados Unidos cuentan además con documentación interna de la Comisión Europea como información adicional para poder burlar los controles fronterizos europeos.

La CIA explica en su informe que los ciudadanos de la UE "están sometidos a un mínimo control"

Uno de los informes del programa 'Checkpoint' de la Inteligencia estadounidense, filtrados por Wikileaks y a los que ha tenido acceso Público en exclusiva mundial en lengua española, incluye un anexo con un resumen del manual de la Unión Europea que regula las entradas y salidas del espacio Schengen.  

En él están fijadas las directrices que se envían a los guardias de fronteras sobre cómo controlar y tratar a los viajeros. Esta información, clasificada secreta y que no puede ser mostrada a personal que no sea estadounidense, alerta a los agentes de que pueden ser identificados



Las pautas de control que deben seguir los guardias fronterizos europeos no son nada del otro mundo: revisar que la documentación y los visados estén en regla, comparar que las fotografías coincidan con la imagen del viajero o hablar con ellos y observarles mientras se comprueban las bases de datos. En concreto, no apartar la vista de sus ojos en el momento en que muestran su documentación.

La agencia advierte a sus espías de que en ciertos casos se pueden establecer controles más exhaustivos

De hecho, la CIA explica en su informe, fechado en enero de 2012, que los ciudadanos de la UE "están sometidos a un mínimo control". Sin embargo, también advierte de que en ciertos casos se pueden establecer controles más exhaustivos.

La agencia previene a sus agentes de que deben estar preparados ante eventuales "exámenes técnicos" de sus documentos de viaje sobre posibles falsificaciones o alteraciones. Asimismo, les avisa de que deben saber explicar el propósito de su viaje y demostrar que cuentan con los fondos suficientes ─dinero en efectivo, cheques o tarjetas─ para poder pagarse los gastos durante su estancia en el Espacio Schengen.

lea también...