Público
Público

Los estudiantes italianos toman las estaciones

El Congreso aprueba el recorte del gasto de educación entre fuertes manifestaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Quedaban cuatro horas para que el Parlamento italiano aprobara definitivamente la controvertida reforma de educación propuesta por la ministra Mariaestella Gelmini y los estudiantes tomaron Termini. La principal estación de Roma quedaba paralizada con numerosos estudiantes ocupando las vías de tren, igual que en otras 15 del país, al final de una jornada de movilización que se extendió por las nueve principales ciudades.

En la capital, las manifestaciones volvieron a colapsar el centro histórico pese al dispositivo de seguridad puesto en marcha por el Ministerio de Interior. Los estudiantes llegaron hasta la plaza del Palacio de Montecitorio, donde se encuentra el Parlamento, y la policía cargó con fuerza para evitar que se repitiera un asalto como el de la semana pasada al Senado.

Mientras los universitarios protestaban ruidosamente en el exterior del edificio, los diputados seguían discutiendo las enmiendas al decreto ley de Gelmini, que eliminará el 90% de las becas y golpeará duramente la inversión estatal en investigación.

La oposición obligó al gobierno a modificar dos artículos, dando muestras de nuevo de su debilidad. Aunque el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, se permitió recomendar a los alumnos que se fueran 'a casa a estudiar', como hacen 'los estudiantes de verdad'.

Un intento por desprestigiar a los manifestantes que denunció el líder del centrista UDC, Pier Ferdinando Casini, que recordó que 'quien protesta de forma pacífica no puede ser etiquetado como un terrorista'.

Para la historia quedarán las imágenes de las ocupaciones históricas del Coliseo y la Torre de Pisa de la semana pasada.

La reforma, que ahora volverá al Senado, quedó aprobada en la Cámara Baja a las 20.30 con 307 votos a favor y 252 en contra, pero las sirenas de policía y las cargas de los antidisturbios continuaron hasta la noche en el barrio de San Lorenzo, donde se encuentra la universidad de La Sapienza.