Público
Público

"Si estuvierais en mi lugar, ¿qué votaríais sobre el matrimonio gay?"

Un senador republicano pide consejo por Twitter sobre si votar a favor o en contra del matrimonio gay en Nueva York

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El estado de Nueva York vive estos días pendiente del Senado de Estados Unidos, donde la votación sobre el matrimonio homosexual está pendiente de resolución. En un principio, este lunes concluía el plazo legislativo para tomar una decisión, pero al no existir aún un acuerdo, se prevé que se de una prórroga para que la votación se produzca el miércoles o el jueves. 

Entretanto, algunos senadores mantienen sus dudas. Tal es el caso del republicano Gregg Ball, a quien no se le ocurrió mejor método para solventar su indecisión que preguntar por Twitter qué hacer. 'Si estuvieseis en mi lugar, ¿cómo votaríais sobre el matrimonio gay? ¿Sí o no?', preguntaba Ball a sus más de 2.200 seguidores.

'Creí que era mejor que mandar fotos como Weiner', se justificaba después en declaraciones al portal Politico, en referencia al congresista demócrata que envió imágenes de su pene a una mujer por Twitter.

La decisión de Ball puede resultar clave, dado que él es uno de los senadores republicanos que puede decantar la balanza en favor del matrimonio homosexual. De momento, la mayoría de las respuestas que Ball ha recibido han sido en apoyo del matrimonio gay.

'SÍ. Dos personas enamoradas que quieren comprometerse deben poder hacerlo. Se llama igualdad', le respondía una de sus seguidoras. 'SÍ, SÍ, SÍ. El matrimonio es un derecho para las personas que se quieren', añadía otra mujer.

Del lado opuesto, han llamado la atención las declaraciones del jugador de fútbol americano David Tyree, héroe de los New York Giants en la Super Bowl de 2007 frente a los New England Patriots, quien aseguró que cambiaría esa victoria por impedir el matrimonio gay, informa el Daily News. 'Honestamente lo haría. Nada es más importante para mí que honrar a mi Dios'.

El pasado martes, la Asamblea de Nueva York, de mayoría demócrata, aprobó el proyecto de ley presentado por el gobernador Andrew Cuomo y lo envió al Senado, controlado por los republicanos, para su votación.