Publicado: 25.08.2016 20:31 |Actualizado: 25.08.2016 20:31

Cadena perpetua para el exgeneral que participó en centros de tortura durante la dictadura argentina

Luciano Benjamín Menéndez fue autor de crímenes de privación ilegítima de libertad, tormentos, homicidios y otros de lesa humanidad.

Publicidad
Media: 4.45
Votos: 11
Comentarios:
Exgeneral condenado a cadena perpetua por delitos durante la dictadura argentina EFE

El exgeneral argentino Luciano Benjamín Menéndeza. EFE

BUENOS AIRES.- El exgeneral argentino Luciano Benjamín Menéndez, fue condenado hoy a cadena perpetua en el juicio contra 43 acusados de delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura argentina (1976-1983) en dos centros clandestinos de detención.



El Tribunal Oral Federal número 1 de la provincia de Córdoba consideró que Menéndez, exjefe del Tercer Cuerpo del Ejército, fue autor de delitos de privación ilegítima de libertad, tormentos, homicidios y otros crímenes de lesa humanidad ocurridos en los centros de detención clandestinos de La Perla y La Ribera.

El exmilitar, de 89 años, fue encontrado culpable de la desaparición de 282 personas, entre ellas un menor, 53 homicidios, 260 secuestros, 657 casos de torturas y otros delitos como privaciones ilegítimas de libertad y allanamientos.

Con esta última, Menéndez suma ya 14 sentencias con penas de cárcel, de las cuales 12 son de cadena perpetua, lo que lo convierte en el represor de la última dictadura más condenado.

El tribunal también estableció prisión perpetua e inhabilitación absoluta para el excapitán Héctor Pedro Vergez y al exmayor del Ejército Ernesto Barreriro, al considerarlos coautores de delitos de lesa humanidad.

La querella de esta causa la encabezan organizaciones de defensa de los Derechos Humanos como Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido o Abuelas de Plaza de Mayo.

El juicio, que comprende una veintena de investigaciones sobre hechos que ocurrieron entre 1975 y 1978, se inició el 4 de diciembre de 2012 por hechos relativos a 716 víctimas, de las que 279 están desaparecidas.

Pese a que inicialmente eran 57 los imputados, durante el proceso varios de ellos fallecieron por causas naturales, a lo que se sumó el suicidio de uno de sus imputados, el mayor Aldo Carlos Checchi, apenas dos días antes de que arrancara el proceso