Publicado: 15.07.2016 07:13 |Actualizado: 15.07.2016 07:13

La realidad aumentada: última frontera entre lo físico y lo digital

Los fans de la serie Pokémon han crecido. Nintendo ha sabido aprovechar la ocasión y ha unido los millones de seguidores de la serie de animación con el mundo de la realidad virtual. El resultado: cerca de 21 millones de usuarios en 24 horas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Un grupo de personas mientras juegan al videojuego "Pokémon Go" con sus móviles, en Leerdam, Holanda. EFE/Piroschka Van De Wouw

Un grupo de personas mientras juegan al videojuego "Pokémon Go" con sus móviles, en Leerdam, Holanda. EFE/Piroschka Van De Wouw

El éxito fulgurante del último lanzamiento de Nintendo, Pokémon GO, ha puesto sobre la mesa una evidencia que el sector de la industria del entretenimiento venía constatando en los últimos años: la gente, sea aficionada o no a los videojuegos, quiere realidad aumentada.

Esta aplicación móvil, que utiliza la realidad aumentada para cazar monstruos virtuales en la calle, se ha vuelto tan popular en tan poco tiempo que los directivos de Nintendo se han visto obligados a limitar su disponibilidad a Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda para evitar la saturación de los servidores. Aunque el videojuego oficial aún no está disponible en Europa, se ha disparado la circulación de versiones beta.

Salir a explorar a lo largo y ancho del mundo en búsqueda de Pokémons mediante realidad virtual es el objetivo de esta nueva aplicación impulsada por The Pokemon Company y Nintendo Co. y desarrollada por Niantic. Miles de usuarios en todo el mundo, armados con su Smartphone intentan atrapar el mayor número posible de estas criaturas.

Desde sus móviles y mediante la geolocalización, los jugadores pueden atrapar, intercambiar y combatir en el mundo real, explorando rincones de sus ciudades como estaciones, plazas o monumentos, además de temer la posibilidad de compartir sus experiencias en redes sociales.

La aplicación de la franquicia japonesa está dirigida para dispositivos de telefonía móvil, tanto en los sistemas IOS (Apple) como Android y ha logrado que las acciones de la compañía hayan acumulado una subida del 56,65 % en la Bolsa de Tokio.

Un niño juega al nuevo videjuego de Nintendo Pokémon Go con su móvil en el Grote Markt en Haarlem, Holanda. EFE/Remko De Waal

Un niño juega al nuevo videjuego de Nintendo Pokémon Go con su móvil en el Grote Markt en Haarlem, Holanda. EFE/Remko De Waal

El fenómeno de la realidad aumentada no es nuevo y ya quedó patente con la inversión millonaria de Facebook a principios del 2016 en las gafas Oculus, cuyo objetivo es derribar barreras económicas, acortar distancias y tiempo así como beneficiar a la salud, como apuntó durante la presentación del dispositivo su fundador, Mark Zuckerberg.

Las cifras que se mueven alrededor de Pokémon GO, lanzada hace solo una semana y únicamente en tres países (Estado Unidos, Nueva Zelanda y Australia) son mareantes. Esta app de realidad aumentada está batiendo todos los récords de aplicaciones móviles: en solo tres días ha conseguido más descargas que los superventas Candy Crash, Clash of Clans, Clash Royale o Tinder, incluso ya se aproxima al mismo número de usuarios activos que tiene Twitter. El 60% de sus usuarios la utiliza más tiempo (43 minutos diarios) que otras aplicaciones tan conocidas como WhatsApp (30 minutos), Instagram (25 minutos) y Snapchat (22 minutos). Esto ha hecho que el valor de las acciones de Nintendo se haya disparado en tres días hasta en un 41%. Se calcula que la multinacional ya ha ganado en Bolsa con esta app más de 10.000 millones de euros.

En España, una de las empresas pioneras en realidad aumentada es Pangea Reality, que trabaja desde hace 5 años en proyectos relacionados con esta tecnología. Su cofundador, Roger Pastor, explica que la clave del éxito de Pokémon GO radica en que “de repente, la frontera entre lo real y lo digital desaparece, dando paso a un modo de juego en el que tú eres el protagonista mientras te mueves por el mundo real. Los Pokémon que marcaron a más de una generación de jugones están viviendo en el mundo real por primera vez en la historia, y todo gracias a la realidad aumentada”.

Pero la realidad aumentada trasciende del mundo de los videojuegos y de las apps de entretenimiento. Según explica Roger Pastor, cada vez estará más presente en nuestra vida cotidiana. “Nosotros actualmente estamos desarrollando proyectos en sectores tan distintos como el de la publicidad o los de la decoración y mobiliario, o trade marketing, a través de catálogos de productos aumentados y con herramientas de equipos comerciales basadas en esta tecnología”.



Un juego peligroso

El hecho de que el videojuego aún no haya llegado a España, no ha significado un freno para acceder a él. Los españoles han empezado a capturar criaturas Pokémon gracias a una opción de Android que “permite instalar aplicaciones de fuentes no fiables”. Esta modalidad reduce deliberadamente las configuraciones de seguridad de Android.

Respecto a las versiones beta de Pokémon GO, varias entidades dedicadas a la seguridad en redes han llamado a la precaución antes de instalar aplicaciones de fuentes no fiables, que pueden reducir las configuraciones de seguridad de los sistemas operativos.

Es el caso de la empresa Sophos Iberia, líder global en seguridad para protección de redes y endpoints, que aconseja no usar aplicaciones desconocidas o con escasa reputación. Otras medidas para evitar las consecuencias de este software maligno son suscribirse a las plataformas oficiales de descargas, contar con antivirus para evitar software espía y gestionar los teléfonos de empresa de manera centralizada. Esta última medida evita la descarga de aplicaciones de fuentes poco fiables en los teléfonos de trabajo.

Hasta el momento se ha detectado que hay una versión modificada de Pokémon GO, que tiene la misma apariencia y funciones que la original. El problema está en que esta versión introduce en el móvil un software espía conocido como DroidJack que puede ver a través de la cámara, rastrear la ubicación del móvil, interceptar los mensajes de texto o escuchar las llamadas, entre otros. El parecido entre la versión original y la que contiene el DroidJack es de tal magnitud, que no es tan sencillo detectar cuál es cuál. Incluso Google Play ha reconocido que es muy difícil apreciar la diferencia.