Publicado: 01.08.2015 23:59 |Actualizado: 01.08.2015 23:59

Sólo los extranjeros podrán operar libremente en la Bolsa de Atenas

El próximo lunes retomará su actividad con fuertes limitaciones para los inversores nacionales que solo tendrán derecho a comprar acciones con dinero transferido de cuentas bancarias desde el extranjero o de reservas en efectivo.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
La Bolsa de Atenas./ EFE/Yannis Kolesidis

La Bolsa de Atenas./ EFE/Yannis Kolesidis

ATENAS.- La Bolsa de Atenas reabrirá el próximo lunes tras más de un mes cerrada a consecuencia de los controles de capital, pero retomará su actividad con fuertes limitaciones para los inversores nacionales, según el decreto correspondiente publicado este viernes.

El ministro griego de Finanzas, Euclides Tsakalotos, firmó el viernes el correspondiente decreto que permitirá retomar las operaciones bursátiles tras cinco semanas de suspensión.



El Banco Central Europeo (BCE) había dado hace algunos días luz verde a la reapertura de la Bolsa de Atenas, que se ha ido retrasando debido a problemas técnicos.

El problema principal era que había que adaptar los sistemas informáticos de los bancos a las limitaciones en las operaciones impuestas por los controles de capitales.

Mientras duren las restricciones a las transacciones bancarias, los inversores nacionales estarán sujetos a numerosas limitaciones, lo que hace temer a algunos corredores que puedan producirse fuertes caídas de las acciones.

Según el plan previsto, los extranjeros podrán proceder a la compra y venta sin ningún límite.

Los nacionales, en cambio, tendrán solo derecho a comprar acciones con dinero transferido de cuentas bancarias desde el extranjero o de reservas en efectivo, pero no podrán recurrir a sus depósitos bancarios para este tipo de operaciones.

La Bolsa de Atenas cerró el 29 de junio, el mismo día que los bancos griegos, tras el rechazo del BCE a elevar el techo de préstamos a través del mecanismo de liquidez de emergencia conocido como ELA, en respuesta a la ruptura de las negociaciones entre Grecia y sus acreedores y la convocatoria de un referendo para el 5 de julio.

Los bancos abrieron el pasado 20 de julio, tras tres semanas de cierre, y funcionan con restricciones en lo que concierne a la retirada de dinero y a las transacciones bancarias al extranjero.