Publicado: 22.11.2013 12:32 |Actualizado: 22.11.2013 12:32

Fallecen 32 personas al desplomarse el techo de un centro comercial de Riga

Tres de los muertos eran miembros de los equipos de rescate. Hay medio centenar de heridos. Se continúa buscando a los desaparecidos. Se estaba construyendo un jardín en el tejado hundido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Policía letona ha elevado este viernes a 32 las víctimas mortales provocadas por el derrumbe del techo de un supermercado en Riga después de que los equipos de rescate hayan conseguido recuperar más cuerpos de los escombros, donde se cree que aún podría haber más personas atrapadas.

La portavoz de la Policía letona, Sigita Pildava, ha indicado a la agencia estatal LETA que hasta las 11:00 horas se han recuperado 32 víctimas mortales tras la tragedia, una de las peores del país.

Las grúas han levantado grandes placas de escombro de los restos del supermercado Maxima, situado en un suburgio de Riga, para intentar encontrar a los desaparecidos después de que el techo se viniera abajo el jueves por la tarde cuando el establecimiento estaba lleno de clientes. El supermercado tenía unos 500 metros cuadrados.

Según la Policía, entre los fallecidos hay tres miembros de los equipos de rescate. "En las últimas horas no se han encontrado supervivientes", ha lamentado la portavoz de los servicios de emergencia, Viktorija Sembele.

Poco antes, la portavoz de los servicios de ambulancias, Ilze Buksa, había declarado a la televisión local que al menos 28 personas resultaron heridas y han sido trasladas al hospital.

Por ahora se desconocen las causas del derrumbe, pero el ministro del Interior letón, Rihards Kozlovskis, ha declarado a la televisión local que "está claro que ha habido un problema con el cumplimiento de los requisitos de construcción". Los medios locales han informado de que se estaba trabajando en la construcción de un jardín en el tejado del supermercado, un edificio de una sola planta situado en un suburbio de la capital a unos 30 minutos en coche del centro de la ciudad.

El primer ministro letón, Valdis Dombrovskis, ha reconocido que el derrumbe ha conmocionado al país. "En nuestros pensamientos estamos junto a todos los que se han visto golpeados por esta tragedia", ha declarado, citado por la agencia BNS. "No importa lo que provocara la tragedia, el número de víctimas es demasiado alto", ha añadido.

Medio centenar de personas permanecen junto al supermercado a la espera de noticias de sus familiares, que sospechan están atrapados, mientras que otras se han acercado con velas y flores. Por ahora se desconoce el número de desaparecidos. "Mi esposa está ahí, no hay información sobre ella, si está viva o muerta. Donde quiera que llamo, no tienen información", se ha lamentado Igor Umanov en declaraciones a Reuters Television.

Una chica ha relatado a la radio pública que había acudido a la tienda junto a su madre cuando un muro de hormigón se vino abajo entre ellas y ella quedó prácticamente enterrada bajo los escombros. Al final consiguió escapar, pero por ahora no ha encontrado a su madre.