Publicado: 30.11.2015 22:35 |Actualizado: 30.11.2015 22:35

Fianza millonaria para el policía acusado de matar a tiros a un joven negro en Chicago en 2014

Laquan McDonald, de 17 años, recibió 16 tiros tras encontrarse con Jason Van Dyke, un veterano agente que aseguró que en el momento de los hechos el joven iba armado con un cuchillo

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
El policía Jason Van Dyke. REUTERS

El policía Jason Van Dyke. REUTERS

WASHINGTON.- Un juez fijó hoy una fianza de 1,5 millones de dólares para el policía blanco Jason Van Dyke, acusado de matar a tiros a un joven negro hace un año en Chicago (EEUU), donde el caso ha generado protestas pacíficas en los últimos días.

El juez Donald Panarese, del condado de Cook, informó de la fianza para Van Dyke, quien se entregó y permanece detenido desde el pasado martes y que deberá pagar 150.000 dólares (un 10% del total) para quedar en libertad.

El pasado martes las autoridades judiciales de Chicago anunciaron el procesamiento por asesinato de Van Dyke, presunto autor de los disparos contra Laquan McDonald, de 17 años, el 20 de octubre de 2014.



McDonald recibió 16 tiros tras encontrarse con Van Dyke, un veterano agente de la Policía de Chicago que aseguró que en el momento de los hechos el joven iba armado con un cuchillo.

En el vídeo del incidente, dado a conocer también el pasado martes, se ve a McDonald corriendo, aparentemente alejándose de un grupo de agentes, cuando recibe el primer tiro.

Después se ve al joven tendido en el suelo, donde aparentemente recibe varios disparos más, y un oficial no identificado se acerca y patea un pequeño cuchillo que McDonald sostenía en la mano.

La Policía argumenta que Van Dyke disparó al temer por su vida y añade que McDonald, en cuya cuerpo se encontraron en la autopsia indicios de que pudo haber consumido drogas, se comportaba de manera errática y no atendió a las órdenes de los agentes para que soltara el cuchillo.

Tras la difusión del vídeo, centenares de personas salieron a protestar por las calles de Chicago, reclamando la dimisión del alcalde de la ciudad, Rahm Emanuel; del jefe de la Policía, Garry McCarthy, y de la fiscal del condado de Cook, la hispana Anita Álvarez, por su gestión del caso.

Ha habido protestas a diario en Chicago tras la divulgación de esa grabación, pero la más multitudinaria tuvo lugar el viernes, cuando se cerraron grandes almacenes y se reforzó la seguridad en la jornada de descuentos conocida como "Black Friday", en la que millones de ciudadanos salen a la calle en busca de ofertas.

Mientras, un mensaje publicado en internet que amenazaba con matar a 16 estudiantes blancos en venganza por el caso de McDonald obligó hoy a la Universidad de Chicago a cancelar clases y a cerrar uno de sus campus. Un estudiante de otro centro fue arrestado en relación con esa amenaza, de acuerdo con el diario Chicago Tribune.