Público
Público

El fiscal del caso Strauss-Kahn se niega a dimitir

Los abogados de la mujer que denunció al exdirector del FMI, aseguran que Cyrus Vance filtró las debilidades de la acusación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cyrus Vance, el fiscal jefe de Nueva York encargado del caso Strauss-Kahn, se niega a dimitir pese a la presión que están ejeciendo los abogados de la acusación, quienes sostienen que filtró datos a la prensa que han puesto en riesgo el proceso por violación contra el exdirector del Fondo Monetario Internacional.

Kenneth Thompson, abogado de la mujer que acusa a Strauss-Kahn de abusar sexualmente de ella en el hotel Sofitel de Manhattan, solicitó a Vance que 'al menos que su oficina se abstenga de llevar el caso de Strauss-Kahn y que designe a un fiscal especial'.

La solicitud llega aún cuando los fiscales decidieron no retirar los cargos de agresión sexual contra el político francés, tras una reunión de dos horas el miércoles con los abogados de la defensa, en la que se comprometieron a seguir investigando un caso que parece estar desmoronándose.

Para Erin Duggan, portavoz de la oficina del Fiscal de Distrito de Manhattan, no hay motivos para que Vance deje el caso: 'Nosotros discrepamos firmemente sobre las calificaciones a la oficina y el trabajo de los fiscales de distrito asistentes', dijo.

La designación de un fiscal especial debe ser realizada por el gobernador del Estado de Nueva York, Andrew Cuomo, y debería existir evidencia muy clara de un conflicto de intereses para que él lo haga. Según el profesor de derecho de la Universidad Pace Bennett Gershman 'no creo que exista ninguna posibilidad de que esto tenga éxito. No hay conflicto de intereses aquí. Es una distracción, creo'.

El caso pareció derrumbarse el pasado jueves cuando la propia Fiscalía, en una carta a los abogados del político francés, reconoció serias inconsistencias en el testimonio de Nafissatou Diallo, la empleada de hotel guineana de 32 años que denunció la agresión sexual. El juez decidió entonces terminar el arresto domiciliario y poner a Strauss-Kahn en libertad condicional.

Según la carta de la Fiscalía, la acusadora no alertó a su supervisora justo después de la violación sino que se fue a otra habitación.

También mintió en su formulario de visado y estaba relacionada con un traficante de drogas encarcelado, al que contó por teléfono, poco después del incidente, que podría sacar beneficio de todo el asunto. El diario francés Le Figaro aseguró, además, que según el registro de las llaves electrónicas del Sofitel, Diallo apenas se quedó un minuto en la otra habitación y que avisó enseguida del incidente, informa Isabel Piquer.