Publicado: 04.10.2016 10:42 |Actualizado: 04.10.2016 10:42

El fiscal de Nueva York prohíbe a la Fundación Trump recaudar fondos

La Fiscalía asegura que la organización viola las leyes estatales al no estar registrada. El magnate, que usó dinero recaudado, según 'The Washington Post', para fines privados, presume de utilizar de forma "brillante" las leyes tributarias en su provecho.  

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:
El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, en un acto de campaña en Pueblo, Colorado. - REUTERS

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, en un acto de campaña en Pueblo, Colorado. - REUTERS

NUEVA YORK.- Las autoridades de Nueva York han ordenado a la Fundación de beneficencia del candidato presidencial republicano, Donald Trump, el cese inmediato de cualquier actividad de recaudación de fondos en el estado. La fiscalía asegura que la organización viola las leyes estatales por recaudar dinero sin estar registrada ante la Oficina de Organizaciones Benéficas.

La semana pasada el diario The Washington Post publicó que la fundación no tiene la certificación que necesitan las organizaciones benéficas que operan en el estado para pedir dinero al público. Bajo las leyes del estado de Nueva York, cualquier organización benéfica o de caridad que quiere solicitar más de 25.000 dólares anuales necesita obtener de antemano una certificación. La oficina del fiscal general, Eric Schneiderman, ha dado a la fundación dos semanas de plazo para que presente la documentación requerida para poder pedir donaciones, incluidos sus informes anuales financieros.

El magnate neoyorquino creó la fundación Donald J. Trump en 1987 y hasta 2006 fue el único donante, contribuyendo en ese periodo con un total de 5,4 millones de dólares. Según lo publicado por The Washington Post, Trump utilizó más de un cuarto de millón de dólares de su Fundación para pagar demandas en su contra vinculadas a acciones con fines de lucro.



El candidato republicano a la Casa Blanca se ha visto, además, envuelto en una nueva polémica en los últimos días por su historial fiscal. En un mitin en Pueblo (Colorado), el magnate admitió este lunes ser "un gran beneficiario" de las "injustas" leyes fiscales estadounidenses, presumió de haberlas usado "brillantemente" para su provecho, pero prometió cambiarlas si es presidente.

Trump ha tardado dos días en hablar sobre las revelaciones de The New York Times, que publicó el sábado que el multimillonario podría haber evitado, de forma legal, pagar impuestos federales durante 18 años gracias a una declaración de pérdidas de 915,7 millones de dólares en 1995. "La injusticia de las leyes fiscales es increíble, es algo de lo que he hablado durante mucho tiempo pese a haber sido uno de los grandes beneficiarios de esas leyes, pero ahora estoy trabajando para ti (para los ciudadanos), no para Trump", dijo el aspirante republicano.

"Arreglar nuestro código fiscal es una de las muchas razones por las que me presento a presidente. He estado diciendo desde el principio de la campaña lo ridículo, complejo y, sí, injusto, que es el sistema fiscal. (...) Yo lo entiendo mejor que casi todos, por eso soy alguien que puede arreglarlo y me comprometo a hacerlo", agregó. "Como hombre de negocios y como promotor inmobiliario he usado legalmente las leyes fiscales para mi beneficio, el de mi empresa, mis inversores y mis empleados", afirmó.

"Honestamente ─prosiguió─ he usado brillantemente esas leyes y, como he dicho a menudo, tengo una responsabilidad fiduciaria de no pagar más impuestos de lo que requiere la ley, o por decirlo de otro modo, de pagar lo menos que pueda y tengo que deciros que odio cómo gastan nuestros impuestos". El magnate se comparó además con "gente" como su oponente, la candidata demócrata, Hillary Clinton, "que no ha hecho un dólar honesto en su vida".

Horas antes en un mitin en Toledo (Ohio), la ex secretaria de Estado propuso una ley que obligue a todos los aspirantes presidenciales a publicar sus declaraciones de impuestos y dijo que dejar que Trump arregle el sistema fiscal de Estados Unidos es como "dejar al zorro cuidar el gallinero". Clinton, que dedicó una buena parte de su mitin económico a atacar con dureza a Trump, recordó que el magnate es el primer candidato presidencial que se niega a publicar sus declaraciones de impuestos en décadas.

La polémica sobre el historial financiero de Trump ha centrado la actualidad política al comienzo de una semana clave, con la vista puesta en el segundo de los tres debates presidenciales que se celebrará el domingo en San Luis (Misuri). Clinton salió reforzada del primero, que tuvo lugar hace una semana, como muestra una encuesta publicada por CNN/ORC, que da a la demócrata un 47% del apoyo frente al 42% del magnate. La media de encuestas de Real Clear Politics estima la ventaja de la ex secretaria de Estado en 2,8 puntos sobre su rival.

Desde su criticada actuación en el primer debate, el magnate volvió a tener una de sus semanas "horribilis" saltando de polémica en polémica y con un enfrentamiento verbal sin contención con la ex Miss Universo estadounidense-venezolana Alicia Machado. Está por ver qué estrategia empleará Trump para el debate del domingo, tras presumir de no haberse preparado el anterior. Por el momento, ha dejado dos ideas en el aire: si Clinton le aprieta las tuercas, le atacará con los escándalos amorosos de su marido, y en general, quizás "golpee más fuerte" que en el anterior.