Publicado: 19.11.2013 08:35 |Actualizado: 19.11.2013 08:35

Sólo 3 forenses para identificar a los casi 4.000 muertos por el 'Haiyan'

Trabajan a un ritmo de 15 cuerpos por hora. "La idea es examinar todos los cuerpos para no deshacerse de ellos en una fosa común", asegura una de las trabajadoras, que considera imposible identificar a todos los muertos sin más per

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Sólo tres forenses han llevado a cabo este lunes la identificación de decenas de cadáveres, en estado de descomposición, tras el paso del supertifón Haiyan en Tacloban, la ciudad más afectada del país.

Casi 4.000 personas han perdido la vida por causa del tifón que azotó el centro de Filipinas el pasado 8 de noviembre, pero sólo tres profesionales han trabajado durante la primera jornada de identificaciones, especialmente importantes para un país con una mayoría católica. Los forenses de la Universidad de Manila han trabajado junto a tres empleados de una funeraria para identificar los cadáveres.

Para la identificación, los forenses han tomado fotografías y notas de los rasgos principales de los cuerpos, así como sus dimensiones y detalles sobre su ropa, sus joyas y sus teléfonos móviles. Han estado trabajando con cerca de 15 cuerpos por hora, durante toda la jornada.

El alcalde: "Ya es hora de que el Gobierno se prepare para las próximas tormentas"

La forense Raquel del Rosario-Fortun ha asegurado que la identificación de todas las víctimas será imposible sin más personal y mejores instalaciones, ya que hasta el momento han sido trasladados más de 300 cuerpos al lugar donde se está llevando a cabo el proceso. Del Rosario-Fortun ha pedido más ayuda al alcalde de Tacloban, Alfred Romuáldez.

"Actualmente todo es muy difícil, dados los recursos que tenemos", ha asegurado. "Sólo estamos unos pocos. Lo único que queremos es iniciar un sistema. Y estamos esperando poder llevarlo a cabo. La idea es intentar examinar todos los cuerpos aquí para no deshacerse de ellos en una fosa común", ha asegurado.

Romuáldez ha asegurado estar exasperado por la velocidad de la respuesta del Gobierno central, y ha asegurado que faltan instalaciones y expertos para llevar a cabo la identificación.

"Está yendo muy despacio", ha lamentado. "Es un proceso que no se ha estudiado (...) Cada año tenemos fuertes tifones, debe haber ya una plantilla preparada para este. Ya es hora de que el Gobierno se prepare para las próximas tormentas", ha añadido.

La responsable de comunicación en emergencias de Unicef España, Diana Valcárcel, que se encuentra sobre el terreno, asegura que la situación de los niños en las zonas más afectadas por el tifón Haiyan en Filipinas es "terrible" porque están "absolutamente sin nada", no tienen agua, ni alimentos, ni tampoco cobijo.

"Los niños son los más vulnerables en este tipo de emergencias, porque se quedan desprotegidos", afirma la especialista, quien subraya que se desconoce el número total de niños que han perdido la vida por la catástrofe. "Ni siquiera podemos dar la estimaciones por seguras porque aún quedan zonas a las que no se ha podido acceder", apunta.

"También hay que restablecer lo antes posible la educación porque para los niños es muy importante tener ese sentimiento de normalidad en su vida después de haber vivido un trauma tan grande", continúa Valcárcel, quien indica que el tifón Haiyan, denominado Yolanda por las autoridades filipinas, ha destruido doce mil escuelas.

Unicef tiene en Filipinas a 90 trabajadores a los que se han sumado casi medio centenar más en la última semana para las labores de ayuda, según Valcárcel. Destaca que Filipinas necesitará mucho apoyo para poder recuperarse de esta catástrofe por lo que ha hecho un llamamiento a la sociedad española, cuya respuesta hasta el momento "está siendo muy solidaria", para que continúe ayudando a través de sus donaciones a través de la web www.unicef.es o mandando un SMS con la palabra Unicef al 28028.

Con vientos de hasta 315 kilómetros por hora, el Haiyan fue el tifón más fuerte registrado y el tercer desastre más mortífero en las historia reciente de Filipinas.

Según el último balance oficial de las autoridades del país, 3.976 personas murieron, 18.175 resultaron heridas y otras 1.598 permanecen desaparecidas. Asimismo, 10,3 millones de personas han quedado afectadas por el tifón, con 353.862 de ellas alojadas en 1.550 centros de evacuación.