Publicado: 10.11.2016 14:57 |Actualizado: 10.11.2016 15:14

Francia y Alemania amenazan con traer a Europa un nuevo 'trumpazo'

Formaciones de extrema derecha ven la victoria de Trump en EEUU como
una oportunidad para reforzar sus mensajes xenófobos y populistas. 

Publicidad
Media: 4
Votos: 7
Comentarios:
La líder ultraderechista francesa Marine Le Pen. - EFE

La líder ultraderechista francesa Marine Le Pen. - EFE

MADRID.- El Frente Nacional desde Francia; Alternativa para Alemania desde el país germano; Amanecer Dorado desde Grecia; UKIP desde Reino Unido... La extrema derecha europea apenas tardó en reaccionar y fue la primera en felicitar a Donald Trump. Los líderes de las formaciones ultras y xenófobas no han perdido la ocasión de hacer suya la victoria del candidato republicano en las elecciones de Estados Unidos y ya se frotan las manos con la posibilidad de poder traer al viejo continente un resultado parecido que aúpe sus propuestas nacionalistas y antiinmigración.

No sería, ni mucho menos, una locura. En el calendario electoral de 2017, Francia y Alemania aparecen señalados en rojo. En ambos países, motores económicos de la Unión Europea, se celebran elecciones presidenciales y en ambos países dos formaciones ultras amenazan, con más o menos posibilidades, con asaltar el poder.



En Francia, todos los sondeos auguran que Le Pen pasará a la segunda vuelta de las presidenciales de la próxima primavera

El Frente Nacional (FN) francés, liderado por Marine Le Pen, es el mejor representante del castigo al partido gobernante y del triunfo del populismo ante la crisis económica y del sistema. El Ejecutivo socialista de François Hollande se ha visto superado y sacudido una y otra vez en cada elección municipal y regional frente a un FN que ha ido creciendo cada vez más. En Francia, todos los sondeos auguran que Le Pen pasará a la segunda vuelta de las presidenciales de la próxima primavera y que sólo la derecha sería capaz de frenar su llegada al Elíseo.

De momento, la presidenta del FN ya ha empezado a preparar el terreno tras el triunfo del su álter ego al otro lado del Atlántico. Le Pen no esperó ni a que fuera oficial para celebrar la victoria de Trump. "Felicitaciones al nuevo presidente de Estados Unidos Donald Trump y al pueblo americano libre", escribió en Twitter cuando el recuento de las elecciones estadounidenses estaba llegando a su fin. "Lo que ha pasado no es el fin del mundo, es el fin de un mundo", dijo más tarde en una breve declaración en la sede de su agrupación en Nanterre, a las afueras de París. La líder ultra ve el terremoto ocasionado en EEUU como una "buena noticia" para Francia ya que el magnate neoyorquino se suma a otras "opciones democráticas", como el Brexit, que "entierran el orden antiguo y construyen el del mañana".

Alain Juppé, aspirante a liderar en Francia a Los Republicanos: "La respuesta no está en el populismo"

Mientras el FN busca la mejor forma de canalizar el trumpazo en favor de sus intereses, el partido conservador de Los Republicanos, la alternativa ante el desplome del Partido Socialista, encara la recta final de su proceso de primarias. El expresidente Nicolas Sarkozy o el ex primer ministro Alain Juppé, favorito en las encuestas, serán los encargados de plantar cara a Le Pen. Evitar la victoria de la extrema derecha en las presidenciales es la gran obsesión de los dos aspirantes, que tendrán que buscar una receta para convencer al electorado de centroderecha. 

Tras éxito de Trump, Sarkozy, que duda en utilizar expresiones de la extrema derecha, declaró que "el mensaje del pueblo de EEUU expresa una voluntad de cambio y un rechazo al pensamiento único" y dijo que ante la llegada de tiempos "duros" no hay lugar "para una Francia débil". Por su parte, Juppé alertó de los peligros "del extremismo y la demagogia" ante lo cual hizo un llamamiento a la "unidad". "La respuesta no está en el populismo", remarcó, señalando directamente al FN.

La líder de Alternativa para Alemania, Frauke Petry, durante un mitin en Berlín. - REUTERS

La líder de Alternativa para Alemania, Frauke Petry, durante un mitin en Berlín. - REUTERS

Al igual que el partido de Le Pen, en Alemania, los ultras de Alternativa para Alemania (Afd) también esperan que los resultados electorales de EEUU les sirvan de catapulta. La formación está en claro auge. Los últimos sondeos dan a la formación un 12% de los votos de cara a las elecciones federales, una cifra nada desdeñable y más para un partido con apenas tres años de vida. Son, desde luego, números alejados de la Cancillería pero que servirían para llevar al Bundestag sus proclamas xenófobas e islamófobas. 

Los ultras alemanes de AfD ya están presentes en diez de los 16 'Länder' del país tras las últimas elecciones municipales y regionales

No obstante, la evolución que pueda tener AfD de aquí a las elecciones federales, para las que quedan menos de un año, es del todo imprevisible. Las últimas elecciones municipales y regionales les han servido para consolidarse en el panorama político germano. Ya están presentes en diez de los 16 Länder del país y en los comicios de Sajonia-Anhalt y Mecklemburgo-Anteporemania quedaron como segunda fuerza, superando, en este último estado, a la CDU. De hecho, miembros del partido de Angela Merkel ya hablan de futuras alianzas con los ultras.

AfD también ha felicitado a Trump. Ven las elecciones en EEUU como "una señal de aviso a todo el establishment”, según escribieron en su cuenta de Facebook. “EEUU ha optado por la renovación política en contra de la corrupción. El resultado da ánimos a Alemania y a Europa”, declaró por su parte Frauke Petry, líder de la formación. 2016 está siendo un año de resultados electorales, cuanto menos, sorprendentes. El triunfo del Brexit en Reino Unido, el del 'No' en Colombia a los Acuerdos de Paz o del propio Trump han dejado en evidencia a los estudios demoscópicos. Las elecciones en 2017 servirán para comprobar si las elecciones de EEUU sirven de toque de atención o, por el contrario, de acicate para la extrema derecha europea.