Público
Público

Francia guarda un fichero secreto sobre la comunidad romaní

La gendarmería creó una base de datos con la raza y los orígenes étnicos de esta población, algo ilegal en Francia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Se avecinan más problemas para Francia por las expulsiones de gitanos procedentes de Rumanía y Bulgaria. Según informa el diario Le Monde, la gendarmería francesa posee un fichero 'ilegal y clandestino' sobre la comunidad romaní que contiene datos personales como la 'raza y la procedencia étnica'.

Bautizado como MENS, Minorías Étnicas No Sedentarias, ha sido elaborado por la Oficina Central de la Lucha contra la Delincuencia Itinerante. Según explica el periódico, almacenar este tipo de datos en Frnacia estaría castigado con penas de cinco años de cárcely una multa de 300.000 euros.

La información sale a la luz después de la denuncia de cuatro asociaciones de romaníes. Sus abogados, Françoise Cotta y William Bourdon presentaron la denuncia ayer al procurador de París por 'creación de un fichero no declarado y conservación de datos de tipo personal que muestran los orígenes raciales y étnicos'.

El Ministerio de Interior admite que la expresión MENS ya había sido utilizado por la gendarmería 'en los años 90, pero arguenta que no conocía la existencia del fichero. 'Si se confirma la existencia, pediremos al grupo de control de ficheros que se explique', dijo un portavoz al periódico. La gendarmería, por el momento, niega su existencia.

Los abogados fueron muy críticos con el Gobierno: 'Este tipo de ficheros sólo nos pueden traer a la memoria recuerdos my malos', 'ya no estamos en 1940, esperamos una reacción pública para que esto pare lo antes posible. El propio Gobierno es el principal peligro para la paz social', dijeron ambos al diario.

Francia está en el punto de mira de la Unión Europea por su política de inmigración contra la comunidad romaní. A principios de septiembre se conoció que el Ministerio de Interior había hecho circular un comunicado interno en el que se exhortaba a expulsar a los gitanos.

La administración de Nicolas Sarkozy emprendió a finales del verano una operación para desmontar los campamentos de ciudadanos rumanos y búlgaros y proceder a su expulsión de Francia.

El caso de los rumanos es especialmente controvertido porque Rumanía forma parte de la Unión Europea, por tanto, Francia estaría expulsando a ciudadanos comunitarios.

Bruselas advirtió a Sarkozy de que podría estar cayendo en una ilegalidad y le expedientó, pero el Gobierno francés hizo oídos sordos.