Publicado: 25.07.2014 09:33 |Actualizado: 25.07.2014 09:33

Francia y la propia Swiftair confirman que no hay supervivientes en el avión siniestrado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente francés, François Hollande, y el portavoz de la compañia aérea Swiftair, Victor Quiroga, han confirmadp que "no hay ningún superviviente" en el avión que se estrelló ayer en el este de Mali, cerca de la frontera de Burkina Faso, cuando cubría la ruta entre Ugagadugú y Argel para la compañía Air Algérie.

Las tropas francesas enviadas al lugar donde se encuentran los restos del MD-83 propiedad de la aerolínea española Swiftair llegaron esta mañana, señaló en una breve declaración Hollande, que indicó que ya se ha encontrado una caja negra, que va camino de la ciudad de Gao, en el norte de Mali.

Explicó que esos restos están "concentrados en un espacio limitado, pero es demasiado pronto para sacar conclusiones" sobre los motivos del siniestro, y por eso aunque se barajen algunas hipótesis, "en particular" las malas condiciones meteorológicas, "no descartamos ninguna".

La Presidencia de Francia ha asegurado que el avión MD83 de Swiftair que se estrelló en Malí este jueves de madrugada transportaba a 118 personas en su interior, de las cuales seis son los tripulantes españoles y las restantes 112 son pasajeros, ha informado el diario 'Le Figaro'.

El Elíseo ha elevado de este modo en dos personas la cifra de pasajeros, pero se desconocen sus nacionalidades. La aerolínea española Swiftair había informado anteriormente de que la aeronave llevaba a bordo 116 personas, incluidos los seis tripulantes.

Francia descarta que, con los primeros elementos disponibles, el lanzamiento de un misil sea la causa del siniestro del avión que ayer cubría para Air Algérue la ruta entre Uagadugú y Argel.

El avión "se podría haber desintegrado en tierra", ya que los restos se han encontrado "concentrados", lo que significaría que no estalló en vuelo, señaló hoy el secretario de Estado francés de Transportes, Frédéric Cuvillier en una entrevista a la emisora de radio France Info.

El secretario de Estado, en otras declaraciones al canal de televisión France 2, avanzó que "teniendo en cuenta el estado del avión, es muy poco probable o incluso imposible que haya supervivientes".

Añadió que habrá que tener en cuenta, para explicar la causa de siniestro, las "muy malas" condiciones meteorológicas que se daban en la zona, y que llevaron a la tripulación a cambiar de itinerario, pero también un posible incidente técnico o una acumulación de circunstancias.

"Teniendo en cuenta el estado del avión, es muy poco probable o incluso imposible que haya supervivientes"Indicó que los testigos en el punto en el que cayó el avión, en la región maliense de Gossi, cerca de la frontera con Burkina Faso, dicen que se percibe un fuerte olor a queroseno, lo que indicaría que los depósitos de combustible no se fracturaron en el aire antes de chocar contra el suelo, y que no ardieron por una eventual explosión en vuelo.

Igualmente hizo notar que aunque no se puede excluir por el momento que hubiera una bomba a bordo, se sabe que los restos del avión están "en una zona relativamente concentrada". Una alusión a que si hubiera habido una explosión en el aire, los restos estarían mucho más dispersos.

El responsable de Transportes se mostró convencido de que "sabremos muy rápidamente" si hubo "un problema técnico u otros elementos explicativos" que se añadan a la difícil situación meteorológica ya conocida que "es una realidad", puesto que un destacamento militar francés se dirige al punto donde se estrelló el MD-83 de la compañía española Swiftair.


Se trata de un centenar de militares con una treintena de vehículos que todavía no están allí y que tienen dificultades para acceder precisamente por las condiciones meteorológicas.

También van a trasladarse a la zona expertos del organismo oficial francés encargado de la investigación de accidentes de aviones, el BEA, y gendarmes especialistas en el transporte aéreo.

Preguntado sobre si el avión se encontraba en buen estado para volar, Cuvillier respondió afirmativamente, y para justificarlo recordó que había sido objeto de un control por parte de la Dirección General de la Aviación Civil francesa el pasado martes en Marsella, con ocasión de una escala.

Además, se le había hecho una inspección más a fondo hace menos de un mes, de forma que "no hay ninguna razón para dudar a ese respecto".

"La compañía (Swiftair) es una compañía seria, con lo que por ahora no hay ninguna razón para acusar a los pilotos", insistió.

Cuvillier participa a partir de las 9.00 locales (7.00 GMT) en una reunión de crisis organizada por el presidente francés, y en la que también están, además del primer ministro, los titulares de Exteriores, Defensa e Interior.

El lugar en el que se precipitó la aeronave fue localizado gracias a un dron de observación de los que las fuerzas francesas tienen estacionados en Niamey, en Níger, sobre la base de las informaciones que habían ofrecido las autoridades de Burkina Faso.

Las familias de los pilotos mallorquines Agustín Comerón e Isabel Gost, que estaban a los mandos del avión de la compañía española Swiftair que se estrelló ayer en Mali, aguardan noticias sobre el siniestro arropados por sus allegados y respaldados por las instituciones.

Tanto el Ayuntamiento de Marratxí, donde tiene su residencia Comerón, nacido en Extremadura, como el de Sa Pobla, de donde es natural Gost, se mantienen en continuo contacto con la familia al tiempo que esperan información sobre el desarrollo de la operación de localización y rescate del avión siniestrado.

"Aún mantengo la fe y la confianza de que nuestro vecino se encuentre con vida y todo sea una pesadilla", ha dicho el alcalde de Marratxí, Tomeu Oliver, que ayer, cuando tuvo conocimiento de la desaparición de la aeronave, habló con la esposa del comandante, que reside en una vivienda de Sant Marçal y tiene dos hijos.

También estuvo empleada en esa compañía Isabel Gost, primera oficial del vuelo siniestrado, soltera e hija de payeses de Sa Pobla, donde residen también sus dos hermanos.

Un portavoz del Ayuntamiento de Sa Pobla ha explicado que poco después de que responsables de Swiftair informaran de que se estaba buscando el avión que cubría la ruta Uagadugú-Argel el alcalde del municipio, Biel Serra, se puso en contacto con la familia para ofrecerles todo lo que puedan necesitar.