Publicado: 07.02.2014 20:03 |Actualizado: 07.02.2014 20:03

Las fuerzas de seguridad iraquíes torturan y abusan de las mujeres detenidas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las fuerzas de seguridad iraquíes detienen ilegalmente a miles de mujeres y someten a muchas de ellas a torturas y malos tratos, entre ellos la amenaza de abusos sexuales, según denunció el jueves la ONG Human Rights Watch (HRW) en un informe.

Muchas mujeres son detenidas durante meses o incluso años sin cargos antes siquiera de ver un juez, dijo la ONG, que añade que las fuerzas de seguridad a menudo las interrogaban sobre las actividades de sus parientes masculinos en lugar de sobre los delitos en los que ellas estaban implicadas.

Bajo custodia, las mujeres describieron haber sido pateadas, colgadas brevemente y golpeadas en las plantas de los pies, haber recibido descargas eléctricas y ser amenazadas con ataques sexuales por parte de las fuerzas de seguridad durante los interrogatorios, e incluso de ser violadas frente a sus parientes e hijos.

Estos abusos han provocado una profunda ira y falta de confianza en la policía iraquí" "Los abusos de mujeres que documentamos están en muchos sentidos en el centro de la crisis de Irak", aseguró el director de HRW para Oriente Próximo y el Norte de África, Joe Stork, en un comunicado que acompañaba al informe, titulado: "Nadie está a salvo: abusos de mujeres en el sistema de justicia penal de Irak".

"Estos abusos han provocado una profunda ira y falta de confianza entre las diferentes comunidades de Irak y las fuerzas de seguridad, y todos los iraquíes pagan por ello", dijo.

Un portavoz del Ministerio de Derechos Humanos de Irak sostuvo que los testimonios en el informe de HRW eran "exagerados", pero reconoció que han tenido "comportamientos ilegales limitados de fuerzas de seguridad contra mujeres prisioneras" que, dijo, habían sido identificados por los propios equipos del ministerio.

Estos equipos enviaron sus informes a las autoridades "pidiendo llevar ante la justicia a quienes sean responsables del maltrato a las prisioneras", afirmó el portavoz.

El informe de 105 páginas está basado en entrevistas con mujeres y niñas suníes y chiíes encarceladas, aunque las suníes suponen la mayoría de las 4.200 mujeres detenidas en instalaciones de Interior y Defensa, dijo HRW.

HRW calificó de débil y lleno de corrupción al sistema judicial iraquí, con condenas frecuentemente basadas en confesiones forzadas y procedimientos judiciales lejanos a los estándares internacionales.