Publicado: 20.07.2015 22:52 |Actualizado: 20.07.2015 23:30

Las fuerzas de seguridad de Israel abusan de la fuerza con niños palestinos

La ONG Human Rights Watch afirma que han estrangulado a niños, han lanzado granadas aturdidoras contra ellos y los han golpeado mientras estaban bajo custodia

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 8
Comentarios:
Soldados israelíes, en una base cerca de Kibbutz Sufa. REUTERS/Ronen Zvulun

Soldados israelíes, en una base cerca de Kibbutz Sufa. REUTERS/Ronen Zvulun

Las fuerzas de seguridad israelíes hicieron uso de fuerza innecesaria para arrestar a niños palestinos de tan sólo 11 años, según ha informado la ONG Human Rights Watch. Las fuerzas de seguridad han estrangulado a niños, han lanzado granadas aturdidoras contra ellos, los han golpeado mientras estaban bajo custodia, los han amenazado e interrogado sin la presencia de sus padres o un abogado, y no han informado a sus padres sobre su paradero, ha agregado.

Human Rights Watch entrevistó a cuatro menores de 11, 12 y 15 años, de diferentes suburbios de Jerusalén Oriental, y a una niña de 14 años y un niño de 15 de otras partes de Cisjordania, que habían sido arrestados por las fuerzas israelíes presuntamente por arrojar piedras durante incidentes separados que tuvieron lugar entre marzo y diciembre de 2014. Ellos y sus padres dieron testimonio sobre los abusos que sufrieron durante la detención y el interrogatorio, lo que causó dolor, miedo y ansiedad en los niños. La organización vio las fotos y cicatrices en el cuerpo de uno de los menores, que concuerdan con todos los relatos.



“El maltrato de niños palestinos por parte de las fuerzas israelíes contradice su afirmación de que respetan los derechos de los niños”, ha afirmado Sarah Leah Whitson, directora de Oriente Medio y Norte de África de Human Rights Watch. “Como el mayor aliado militar de Israel, EEUU debería presionar con fuerza para poner fin a estas prácticas abusivas e imponer reformas”.

En todos los casos que Human Rights Watch documentó, los niños y los padres dijeron que las autoridades israelíes no informaron a los padres sobre la detención de sus hijos y los cuestionaron sin permitirles hablar con un padre o un abogado antes del interrogatorio. En cinco de los casos, los menores dijeron que los interrogadores no permitieron que sus padres estuvieran presentes durante su interrogatorio o les dejaron entrar sólo cuando éste ya estaba terminando. Dos jóvenes de 15 años y la niña de 14 dijeron que firmaron confesiones escritas en hebreo, una lengua que no entienden, después de que los interrogadores los amenazaran. Un niño dijo que los soldados “le dieron puñetazos y patadas” y luego le dieron la confesión en hebreo para que la firmara.

Rashid S., de 11 años, dijo que agentes de las fuerzas de la policía fronteriza de Israel lanzaron contra él una granada aturdidora (un artefacto explosivo no letal que produce una luz cegadora y un ruido muy fuerte que causa la pérdida de equilibrio) y le hicieron una llave de estrangulamiento cuando lo arrestaron por arrojar piedras en noviembre. Dijo que los oficiales le cubrieron la cabeza con una bolsa negra, lo amenazaron con palizas y le dieron patadas en la espinilla cuando se lo llevaron para ser interrogado. Durante el arresto, las fuerzas de la policía de fronteras le arrancaron la chaqueta y la camisa, pero lo dejaron fuera durante aproximadamente una hora a pesar del frío, dijo. Human Rights Watch vio fotografías de cuando la policía lo arrestó y marcas en la pierna del chico consistentes con su testimonio.

La ley de menores de Israel y las órdenes militares aplicables en Cisjordania requieren que la policía informe a los padres sobre la detención de su hijo y que el menor consulte con un abogado antes del interrogatorio. La ley también da derecho a un padre a estar presente durante el interrogatorio del niño, excepto en los casos de presuntos “delitos de seguridad”, como lanzar piedras. Si bien esta ley de menores sólo es vinculante en Israel, según el ejército, en la práctica este requisito también se aplica en Cisjordania.

“Israel ha sido advertido durante años de que sus fuerzas de seguridad están abusando de los derechos de los niños palestinos en los territorios ocupados, pero los problemas continúan”, dijo Whitson. “No sería difícil poner fin a estos abusos si el gobierno israelí se lo propusiera seriamente”.