Publicado: 16.09.2016 08:33 |Actualizado: 16.09.2016 08:33

Así funcionan las 'trampas' del TiSA, un laberinto de difícil salida

Los documentos filtrados por WikiLeaks a los que 'Público' ha accedido en exclusiva en España prueban que el 'TTIP de los servicios' plantea crear una suerte de órgano regulador plenipotenciario que impedirá a los estados modificar o suspender sus compromisos desde el momento en el que entre en vigor el acuerdo que negocian en secreto 50 países.

Publicidad
Media: 3.43
Votos: 7
Comentarios:
Protesta del partido alemán Die Linke contra el TiSA, el TTIP y el CETA.

Protesta del partido alemán Die Linke contra el TiSA, el TTIP y el CETA.

@Alopezdemiguel

MADRID.- La puerta de entrada al TiSA es relativamente fácil de encontrar, pero para salir hay que atravesar un largo camino plagado de obstáculos y trampas. La última filtración de WikiLeaks, a la que Público ha accedido en exclusiva en España este jueves, prueba que uno de los documentos elaborados por Bruselas en junio de este año plantea dejar las llaves de entrada y salida al pacto en manos del Comité TiSA, una suerte de órgano de gobierno plenipotenciario.

En caso de que uno solo de los 50 firmantes plantee problemas, el Estado que quiera realizar cambios tendrá que negociar o recurrir a un panel de arbitraje 

Para modificar o revertir una sola de las obligaciones contraídas tras la firma del acuerdo, un Estado debe notificar su voluntad al Comité TiSA al menos tres meses antes de la entrada en vigor de estos cambios, que sólo podrá ejecutar si no hay oposición por parte de ninguno de los firmantes. En caso de que uno solo de los otros 49 países plantee problemas, el primero se verá forzado a negociar con "cualquiera de las partes cuyos beneficios puedan verse afectados por la modificación o la retirada" de estos compromisos; una definición que de facto permitiría que todos los firmantes se sumasen a las acciones contra este Estado.

En caso de que las negociaciones a una o más bandas fracasen, "cualquier parte afectada" puede solicitar una compensación al país que intente efectuar cambios, lo que implicará la intervención de un panel de arbitraje. "Esto persigue desalentar a los gobiernos que busquen cambiar sus compromisos, porque el precio a pagar será muy alto", asegura Jane Kelsey, profesora en la Facultad de Derecho de la Universidad de Auckland, Nueva Zelanda, y experta en este tipo de acuerdos comerciales, en un análisis elaborado para la organización que dirige Julian Assange.

Kelsey: "El sistema persigue desalentar a los gobiernos que busquen cambiar sus compromisos, porque el precio a pagar será muy alto"

El Estado miembro en cuestión "no podrá modificar o suspender su compromiso hasta que haya efectuado los ajustes compensatorios" establecidos por el panel arbitral. Y, de nuevo, el Comité TiSA tendrá capacidad para establecer "cualquier tipo de trámite para la implementación de esta sección".

Por otro lado, para abandonar por completo el Trade in Services Agreement (TiSA) tras su entrada en vigor -Uruguay lo hizo durante las negociaciones- , el primer paso es trasladar por escrito esta voluntad al Comité y a todos los países firmantes. Como segundo y último punto del artículo dedicado a este fin, el texto recoge que la suspensión de las obligaciones derivadas del TiSA entrará en vigor "seis meses después de que una de las partes lo comunique por escrito a la Presidencia del Comité TiSA. "A no ser que el Comité tome la decisión de establecer otro periodo", continúa el texto, volviendo a dar carta blanca a este órgano de gobierno.

Evidentemente, la incorporación a este club es mucho más sencilla: "Este Acuerdo está abierto al acceso de cualquier miembro de la Organización Mundial del Comercio", reza el texto en cuestión, que exige a los estados que quieran unirse al pacto de servicios que acepten las obligaciones que establece, y que de nuevo deja la última palabra al respecto al mencionado Comité.

El documento analizado por este diario, un documento oficial redactado por Bruselas y fechado el 21 de junio de 2016, es el borrador Institutional Provisions, y forma parte de la última entrega de documentos confidenciales desvelada por WikiLeaks, este jueves. Hasta la fecha, las revelaciones de este y otros diarios europeos han constituido prácticamente la única fuente de información sobre el polémico acuerdo, aún más secreto que el criticado TTIP, el tratado de libre comercio entre Washington y Bruselas.

El Comité debe “examinar cualquier aspecto relacionado con la implementación o el funcionamiento del acuerdo, y cualquier otro asunto de interés relacionado con un área cubierta por el TiSA”



El todopoderoso Comité TiSA

Edificado en semejanza al modelo de la Organización Mundial del Comercio (WTO), según los documentos filtrados el TTIP de los servicios entregará al Comité TiSA poderes prácticamente ilimitados. Este órgano de gobierno contará con representantes de cada uno de los países firmantes, se reunirá al menos una vez al año -o a propuesta de una de las partes-, y deberá tomar sus decisiones por consenso o, al menos, sin que exista la oposición explícita de una de las partes.

Entre sus funciones figura “examinar cualquier aspecto relacionado con la implementación o el funcionamiento del acuerdo, y cualquier otro asunto de interés relacionado con un área cubierta por el TiSA”; una vaga definición que deja la puerta abierta a un sinfín de escenarios. "Potencialmente significa que un sinfín de asuntos pueden ser propuestos para extender el TiSA", zanja Kelsey.