Público
Público

George W. Bush no quiso lanzar un bombardeo sobre Siria en 2007

Su exvicepresidente Dick Cheney reconoce en sus memorias que aconsejó al expresidente el bombardeo de un reactor nuclear sospechoso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El expresidente de los Estados Unidos George W. Bush no quiso bombardear Siria en 2007. Es una de las historias que su exvicepresidente Dick Cheney desvela en su nuevo libro de memorias, en el que asegura que aconsejó a Bush un bombardeo sobre un reactor nuclear sospechoso en territorio sirio, informa The Huffington Post.

Cheney afirmó ser 'una voz solitaria' en las peticiones de lanzar una acción militar contra Siria, según recoge el medio digital estadounidense citando a The New York Times. El motivo de que estuviera solo es que muchos consejeros no confiaban en su criterio después de la 'mala' información de 'inteligencia' que había recibido la administración Bush sobre la existencia de arsenales de 'armas de destrucción masiva' en Irak.

En su autobiografía, llamada 'In my time' y que será publicada la próxima semana, Cheney critica a diferentes miembros de la administración Bush. Tacha de ingenua a la exsecretaria de Estado Condoleezza Rice y considera que el exsecretario de Estado Colin Powell intentó debilitar a Bush 'criticando su política con personas ajenas al Gobierno'. La renuncia de Powell en 2004 fue, para Cheney, 'lo mejor'.

El exvicepresidente de EEUU también cuenta que, debido a los problemas de salud que padecía, guardaba una carta de renuncia en un lugar seguro para usar en caso de que quedara incapacitado. Firmó esa carta en marzo de 2001, tan solo dos meses después de asumir su cargo y únicamente Bush y uno de los miembros de su personal sabían de su existencia.

Dick Cheney es recordado como uno de los miembros más polémicos de la administración Bush. Desde una defensa férrea de Guantánamo hasta la justificación de las torturas que allí se llevaban a cabo, el vicepresidente norteamericano ha estado siempre en la diana de las críticas a la presidencia republicana de Bush.

Para Cheney, los supuestos terroristas capturados por EEUU no deberían entrar en el país porque ahí 'se beneficiarían de todos los derechos' de los estadounidenses y, en su opinión, 'no son más que combatientes enemigos'. Asimismo, destacó desde siempre los éxitos de prácticas como la asfixia simulada si así se conseguía información. De hecho, cuando el actual presidente, Barack Obama, prohibió las torturas, lamentó que no se hiciesen públicos los 'éxitos' de esos 'esfuerzos'.

DISPLAY CONNECTORS, SL.