Publicado: 30.09.2015 09:55 |Actualizado: 30.09.2015 09:55

El estado de Georgia ejecuta a una mujer por primera vez en 70 años pese a la petición del Papa

Kelly Reenee Gissendaner, de 47 años y madre de tres hijos, fue condenada a muerte por su papel en la planificación del asesinato de su marido en 1997. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Varios manifestantes protestan contra la ejecución de Gissendaner en la Prisión de Jackson./ REUTERS

Varios manifestantes protestan contra la ejecución de Gissendaner en la Prisión de Jackson./ REUTERS

WASHINGTON.- Las autoridades de Georgia (EEUU) ejecutaron en la madrugada de este miércoles a Kelly Renee Gissendaner, por su papel en la planificación del asesinato de su marido en el año 1997, tras negarle una petición de clemencia y pese a la solicitud del Papa Francisco de que le fuera conmutada la pena capital. El esposo fue apuñalado hasta la muerte por el amante de la mujer, quien cumple una pena de cadena perpetua por cometer el crimen.

Se trata de la primera vez en setenta años que Georgia ejecuta a una mujer. Gissendaner, madre de tres hijos, estuvo cerca de ser ejecutada el pasado mes de febrero, pero las autoridades cancelaron las ejecuciones previstas por problemas con la inyección letal.

Finalmente, ha fallecido este miércoles a los 47 años en una prisión de la localidad de Jackson, en Georgia, según informa la cadena de televisión estadounidense NBC. 



Gissendaner cantó Amazing Grace antes de recibir la inyección letal en la prisión de Jackson (Atlanta), según informan los testigos, después de que una serie de apelaciones de última hora presentadas por sus abogados fueran rechazadas por las autoridades estadounidenses.

El Papa no pudo hacer nada para salvar su vida

Varias mociones presentadas por la defensa ante la Corte Suprema de Georgia y la Corte Suprema de EEUU para detener la ejecución fueron rechazadas, así como la petición de clemencia ante la Junta de Libertad Condicional y Perdón en la participaron dos hijos de la condenada.

El Papa se unió a los esfuerzos por conmutarle la pena a Gissendaner, al enviar una carta a las autoridades del estado en la que pedía clemencia para la mujer. Durante su gira por EEUU la pasada semana, Francisco hizo un llamamiento ante el Congreso para poner fin a la pena de muerte.

La ejecución de Gissendaner, que estaba prevista para las 19:00 EDT (23.00 GMT), se postergó hasta pasada la medianoche.

Kelly Reene Gissendaner, ejecutada en la madrugada de este miércoles por ser cómplice de su amante en el asesinato de su marido./ REUTERS

Los abogados defensores libraron una larga batalla legal para salvar la vida de la mujer tras la suspensión de la ejecución hace siete meses al descubrirse que el cóctel letal presentaba anomalías.

Tras el anuncio de la nueva fecha de ejecución la pasada semana, familiares y activistas intensificaron sus esfuerzos para lograr que se le condonara la pena capital.

Los hijos de Gissendaner habían perdonado a su madre e intercedieron a su favor en varias ocasiones, tras argumentar que se había reformado.

Gissendaner fue sentenciada a la pena capital por planear y conspirar la muerte de su esposo en 1997, Doug Gissendaner, junto a su amante, Gregory Bruce Owen.

Owen, el autor material del asesinato, solo fue condenado a cadena perpetua tras testificar contra Gissendaner en el juicio.

Gissendaner es la primera persona en Georgia en ser ejecutada pese a no haber sido quien cometió directamente el crimen, desde que se restableció la pena capital en los años setenta, de acuerdo con el Centro de Información sobre la Pena Capital (DPIC). Lena Baker, electrocutada en 1945, fue la última mujer en ser ejecutada en el estado de Georgia acusada de asesinato, pena que en 2005 fue oficialmente perdonada al considerarse que actuó en legítima defensa.