Público
Público

El Gobierno de Blair "exageró intencionadamente" el poder nuclear de Irak

El ex diplomático Carne Ross asegura que "se masajeó" para convertirlo en algo "mucho más sólido y aterrador"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno del ex primer ministro británico Tony Blair 'exageró intencionadamente' la amenaza que suponían los programas nucleares de Irak en el periodo previo a la invasión del 2003.

Esa es la acusación del ex diplomático Carne Ross, primer secretario responsable de Oriente Medio en la Embajada del Reino Unido ante la ONU de 1997 al 2002,  ante la comisión que investiga las circunstancias del conflicto.

Según Ross, antes de los planes para iniciar la guerra ni Gran Bretaña ni Estados Unidos habían expresado la opinión de que la capacidad nuclear del régimen del ex presidente Sadam Husein supusiera 'una amenaza seria'.

El ex diplomático sostiene que el Ejecutivo de Blair exageró a sabiendas el peligro del supuesto arsenal iraquí en los documentos que presentó ante el Parlamento para justificar la guerra, incluida la afirmación de que Husein podía lanzar un ataque en 45 minutos.

La información matizada de que se disponía 'se masajeó' para convertirla en algo 'mucho más sólido y aterrador', ha criticado a la comisión presidida por John Chilcot.

La información matizada de que se disponía 'se masajeó' para convertirla en algo 'mucho más sólido y aterrador' 

Según Ross, durante sus años ante la ONU la posición de Londres y Washington había sido que, aunque había interrogantes en torno a los arsenales nucleares de Irak, no se temía que supusieran un 'peligro sustancial', ya que no había pruebas en ese sentido.

La mayoría de interrogantes se referían a inconsistencias en la información estadística que proporcionaba Irak sobre la destrucción de pasadas reservas.

Ross señaló que la presentación de la información disponible sobre Irak empezó a cambiar después de los atentados del 11 de septiembre en EEUU, y fue un proceso gradual, por lo que los implicados posiblemente llegaron a convencerse ellos mismos de que lo que decían eran cierto y no una 'flagrante falsedad'.

Fue 'vergonzoso' que Gran Bretaña no agotara todas las opciones pacíficas antes de declarar la guerra

'Pero este proceso llevó a afirmaciones altamente engañosas sobre la valoración británica de la amenaza iraquí que, en su totalidad, equivalen a mentiras', afirmó.

Ross también criticó ante la comisión, que ya ha escuchado el testimonio del propio Blair y su sucesor en el Gobierno, Gordon Brown, que el Reino Unido y EEUU no hubieran considerado otras alternativas antes de optar por la guerra.

Medidas que hubieran podido funcionar, según el ex diplomático, habrían sido, por ejemplo, hacer un esfuerzo coordinado para parar las exportaciones prohibidas de Irak o atacar los ingresos ilegales de Sadam Husein.

Fue 'vergonzoso' que Gran Bretaña no agotara todas las opciones pacíficas antes de declarar la guerra, dijo Ross, quien asegura que no hay constancia de que hubiera ningún debate en el Gobierno sobre esas posibles alternativas.