Publicado: 12.07.2015 21:05 |Actualizado: 12.07.2015 21:52

El Gobierno colombiano y las FARC acuerdan un plan para agilizar el proceso paz

El Gobierno de Colombia se compromete a poner en marcha a partir del 20 de julio "un proceso de desescalamiento de las acciones militares"

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:

LA HABANA.- El Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC acordaron hoy en La Habana un plan para reducir la intensidad del conflicto en Colombia y agilizar el proceso de paz.

Las partes se proponen crear las condiciones para llegar a un acuerdo sobre un alto el fuego bilateral y definitivo, para lo que solicitarán el acompañamiento de un delegado del secretario general de las Naciones Unidas y otro de la presidencia de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

El Gobierno de Colombia se comprometió a poner en marcha a partir del 20 de julio "un proceso de desescalamiento de las acciones militares", en correspondencia con la tregua unilateral de un mes a partir de esa fecha anunciada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El Ejecutivo afirmó, no obstante, que continuará garantizando la protección de los colombianos y "en ningún caso tolerará que ninguna organización al margen de la ley ejerza coerción sobre las comunidades mediante el uso de las armas".



En cuatro meses a partir del 20 de julio, las delegaciones del Gobierno y las FARC realizarán una primera evaluación tanto del cumplimiento de las medidas de "desescalamiento" del conflicto como de los resultados del acuerdo para agilizar la negociación.

El anuncio se realizó al cierre del ciclo 38 de las conversaciones de paz entre Gobierno y guerrilla, en un acto en el que participaron los negociadores de ambas partes y los representantes de los países garantes del proceso (Cuba y Noruega) y de los acompañantes (Venezuela y Chile).

El objetivo de las partes con este plan es "fortalecer la confianza de los colombianos en el proceso de paz" y también entre las delegaciones negociadoras, agilizar la construcción de acuerdos en los puntos restantes de la hoja de ruta que rige las negociaciones y crear las condiciones para un alto el fuego bilateral y definitivo.

Gobierno y FARC han decidido "hacer todos los esfuerzos necesarios para llegar sin demoras a la firma de un acuerdo final" y para ello cambiarán la metodología de sus negociaciones "por un trabajo técnico, continuo y simultáneo sobre los puntos centrales de la agenda" del proceso, "a la vez que se construyen acuerdos" en la mesa de conversaciones de La Habana.

También pretenden "acordar sin demoras los términos" del alto el fuego bilateral, incluido un sistema de verificación con el acompañamiento de los citados delegados de Naciones Unidas y Unasur, "sin perjuicio" de la participación en el futuro de otras organizaciones o países.