Público
Público

Grecia cede ante Israel e impide que zarpe la Flotilla

El 'Gernika' es rodeado por el Ejército griego en un puerto de la isla de Creta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Grecia cedió ayer ante las presiones de Israel. 'La partida de barcos de bandera griega y extranjera desde puertos griegos hacia el área marítima de Gaza queda hoy prohibida'. Así, sin más explicaciones, el Gobierno griego expresó en un comunicado su intención de poner todos los medios para impedir la salida de la Segunda Flotilla de la Libertad, que pretende burlar el bloqueo israelí a la franja de Gaza para llevar allí ayuda humanitaria.

Pero el ministro de la Defensa de los ciudadanos, Christos Papoutsis, hizo público a última hora del viernes un segundo comunicado matizando el primero y argumentando que la decisión de prohibir la salida de cualquier barco con destino a Gaza desde los puertos griegos se ajusta al artículo 128 del código de derecho público naval.

En el texto recuerda 'la declaración de bloqueo naval de la parte del Estado de Israel en la región marítima de Gaza y la declaración de las autoridades israelíes en cuanto al uso de la violencia contra todos esos que traten de violar el bloqueo'. También apunta los 'riesgos inminentes' que podría ocasionar la expedición 'en la vida y la seguridad' de los participantes en la misma y hace mención a la carta del Secretario General de Naciones Unidas, Ban ki Moon advirtiendo de sus peligros. Finalmente, defiende el derecho 'de los intereses nacionales griegos'.

A los pocos minutos de hacer pública la nota, las autoridades del país heleno pusieron en marcha el operativo para impedir esta nueva acción humanitaria. Policías griegos impidieron la salida a alta mar del buque estadounidense que participa en la expedición y que, a primera hora de la tarde, apenas consiguió navegar durante unos minutos tras zarpar del puerto de Pireo, cerca de Atenas.

En ese momento, el capitán del Audacity of Hope recibió la orden de las autoridades portuarias de regresar a tierra. Ante la negativa de la mayoría del grupo a volver, varias zodiac de la Policía griega rodearon al buque y apuntaron a sus pasajeros con armas de fuego, según explicó Jane Hirschmann, portavoz del grupo.

Finalmente, sobre las nueve de la noche (ocho de la tarde en la península), el capitán decidió colaborar y el barco comenzó su regreso a puerto, a donde llegó a los pocos minutos, y donde fue recibido por un fuerte dispositivo policial. Allí, en la aduana, los activistas expresaron su 'indignación' por lo ocurrido y leyeron algunas de las 3.000 cartas que pretendían hacer llegar a los niños gazatíes.

Todos los barcos de la coalición que estaban en puertos griegos a la espera de ponerse rumbo a Gaza a principios de la próxima semana fueron rodeados por la Policía. También el Gernika, buque que se encuentra en el puerto de Kolimpary, en la isla griega de Creta, en el que tienen previsto embarcarse 50 activistas y periodistas del Estado español.

Poco después de las siete de la tarde (hora local) la guardia portuaria se dirigió a la nave y exigió la presencia del propietario Manuel Tapial. Éste, uno de los principales impulsores de la Flotilla desde España, hubo de presentarse en dependencias portuarias y declarar ante las autoridades griegas. Al cierre de esta edición, Tapial explicó que seguía presentando papeles en las instalaciones portuarias, en cuyas puertas se agolpaban 'unos 150 ciudadanos griegos protestando por el veto de su país a la Flotilla'.

Mientras tanto, el Gernika se encontraba rodeado por miembros del Ejército heleno. No obstante, los militares dejaron entrar en el barco a los activistas que ya se encontraban en la isla custodiando el barco a la espera de zarpar en los próximos días hacia la franja. En total, a última hora de la tarde de ayer había 23 personas embarcadas en el buque .

El eurodiputado de IU, Willy Meyer, la diputada de EUPV en Les Corts, Marina Albiol, representantes de Rumbo a Gaza y periodistas que también subirán al barco estaban en Atenas, siguiendo de cerca las decisiones de la coalición internacional, que mantiene reuniones diarias en la capital griega.

La coalición mantiene su intención de partir hacia la franja

Las autoridades de ese país también rodearon el cargo en el que está previsto que se transporten las 5.000 toneladas de ayuda humanitaria. Allí se encuentran, entre otros efectos, los nueve equipos quirúrjicos donados por los ciudadanos españoles o los más de 62.000 bolígrafos que tienen como destino la franja.

En los últimos años se ha producido un cambio de rumbo en la política del país heleno respecto al conflicto palestino. La coalición de izquierda Synaspimos advirtió esta semana a los miembros de la Flotilla durante una reunión en Atenas, de la nueva condición de 'cooperante estratégico de Israel' del Gobierno griego.

El Gobierno del país no da explica las razones de la retención

Explicaron que desde hace tres años se han intensificado las operaciones militares conjuntas. Una última tuvo lugar hace apenas una semana. Asimismo, agregaron, 'se han intensificado las reuniones bilaterales' entre los ministerios de ambos países, y se ha producido una 'importante inyección de dinero' de Israel hacia Grecia.

Todo esto explicaría la actitud del Gobierno de Giorgios Papandreu ante la Flotilla, duramente criticada por los activistas de aquel país. 'Están tratando desde hace tiempo de vender a la gente y ahora tratan de vender el alma del pueblo griego', cometiendo 'actos criminales e ilegales', denunció el profesor Vangelis Piffias, impulsor de la Flotilla, en rueda de prensa en Atenas.

Pese a todo, él se mostró convencido de que los barcos 'se harán a la mar en los próximos días'. 'Ya estamos actuando. Vamos a tratar de salir, pero no podemos decir en cuántos días', reconoció ante la insistencia de los periodistas. A lo que no están dispuestos desde la coalición internacional es a que 'Grecia se convierta en Gaza'. Y es que, precisamente, uno de los objetivos de la Flotilla era denunciar la imposibilidad de los barcos gazatíes para salir de puerto.

Fuentes diplomáticas españolas consultadas por este diario consideraron anoche que el impedimento de Grecia a los barcos de la Flotilla podría deberse a la 'legislación interna' del país heleno.