Publicado: 14.04.2014 11:47 |Actualizado: 14.04.2014 11:47

Grupos armados prorrusos asaltan cuarteles y edificios gubernamentales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Este lunes terminaba el ultimátum presentado por el presidente interino de Ucrania, Alexandr Turchínov, a los prorrusos para que depongan las armas y abandonen los edificios públicos. Sin embargo, los grupos armados que defienden la anexión a Rusia no sólo no han abandonado los edificios que ya ocupaban, tal y como les exigía Kiev, sino que se han lanzado al asalto de nuevos enclaves durante la mañana de este lunes.

El líder de la autoproclamada "república popular de Donetsk" ha exigido a todas las administraciones locales de esta región que le juren lealtad y ha pedido a sus seguidores prorrusos que tomen el control de los organismos públicos. "Los alcaldes deben bajar a la calle con todos los cargos públicos y jurar lealtad al pueblo de la República Popular de Donetsk", dijo el dirigente prorruso, Vladímir Makonóvich, en una reunión con otros activistas a la que se invitó a la prensa. 

Uno de estos grupos armados ha tomado al asalto la sede del Ministerio del Interior en la ciudad de Gorlovka, en la misma región de Donetsk, donde  mantienen un pulso contra el Gobierno ucraniano. Según informan medios locales, junto al edificio se han oído disparos, al parecer de los policías que se encontraban en su interior, y que dispararon contra los asaltantes. No se ha informado por el momento de heridos. 

Los prorrusos exigen a las administraciones locales que juren lealtad a la "república popular de Donetsk"

Mientras, un grupo de policías se ha atrincherado en el interior del edificio a la espera de refuerzos en la ciudad situada a unos 40 kilómetros de la capital regional. "¡Corredor! ¡corredor!¡corredor!", gritaron los asaltantes prorrusos dirigiéndose a los policías para que abandonen el inmueble a través de un corredor humano. Entre otras cosas, los asaltantes demandan el relevo del jefe de la Policía Local para que las fuerzas del orden dejen de obedecer a sus superiores en la capital. Antes, los prorrusos retiraron la bandera ucraniana y la sustituyeron por la tricolor rusa al grito de "la policía con el pueblo".

A su vez, el dirigente prorruso Makonóvich denunció el enfrentamiento armado con víctimas mortales entre los activistas y fuerzas ucranianas que habría tenido lugar durante la noche en la ciudad de Sláviansk, a 120 kilómetros de Donetsk, tomada en los últimos dos días por hombres armados identificados como pertenecientes a la Guardia Popular de Donetsk.

El Gobierno central ucraniano inició ayer una operación antiterrorista en esa localidad de unos 120.000 habitantes, rodeada y controlada por cientos de hombres, muchos de ellos armados con fusiles de asalto Kaláshnikov. La protesta cobra más fuerza en todo el sureste de Ucrania según pasan las horas y miles de ciudadanos en esa zona fronteriza con Rusia salen a las calles para apoyar a los prorrusos y su exigencia de un referéndum sobre el estatus territorial de la regiones rusoparlantes del país.

El presidente interino de Ucrania, Alexander Turchínov, dijo que no se opondría a un referéndum sobre la estructura del Estado ucraniano que podría coincidir con las elecciones presidenciales previstas para el próximo 25 de mayo. "No estamos en contra de que se celebre el referéndum", dijo, en referencia a una de las principales demandas de los prorrusos de las regiones orientales del país, sublevados desde hace más de una semana.

Además, se mostró convencido de que "la mayoría de los ucranianos en este referéndum (...) se pronunciarían a favor de una Ucrania indivisible, independiente, democrática y unitaria". De este modo, Turchínov aceptó estudiar las propuestas de hacer de Ucrania un Estado federal, algo que hasta el momento las autoridades ucranianas han rechazado tajantemente. Esa posibilidad es una de las iniciativas de Moscú y recientemente fue vista por Kiev como un "intento de destruir la integridad del Estado, un escenario ideado por Rusia para desmembrar y destruir a Ucrania".

Timoshenko se opone al  uso de la fuerza contra los prorrusos alzados en armas

La candidata a la Presidencia ucraniana Yulia Timoshenko está en contra del uso de la fuerza contra los prorrusos alzados en armas. "La primera vía de solución, el inmediato uso de la fuerza, desembocará casi con seguridad en un derramamiento de sangre a gran escala y, muy probablemente, en la consiguiente agresión por parte de la Federación Rusa", dijo Timoshenko al canal de televisión Ukraína."La segunda variante son las negociaciones al máximo nivel. Y eso es lo que todos esperan, en estos momentos. Si en Ginebra se reúnen, prácticamente, los principales líderes de las estructuras internacionales, significa que todo el mundo está ahora centrado en solucionar los problemas de Ucrania", señaló. La ex primera ministra se mostró convencida de que "la gente que vive en Ucrania, tanto en el este como en el oeste o en el sur, no quiere una guerra".

Al mismo tiempo, advirtió a Moscú de que, en caso de que se le ocurra repetir en el sureste de Ucrania el escenario de Crimea, el Ejército ucraniano y la recién creada Guardia Nacional responderán con todos los medios a su alcance, "incluido militares". Y rechazó las condiciones impuestas por Rusia a las autoridades de Kiev sobre el reconocimiento de Crimea como parte del territorio ruso, la aprobación de una Constitución federalista y la renuncia a ingresar en la Unión Europea y a cooperar con bloques militares. "En otras palabras, una nueva colonización de Ucrania", señaló.

Rusia niega que haya una injerencia en los asuntos internos de Ucrania

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, negó hoy de manera categórica que Moscú esté ingiriendo en los asuntos internos de Ucrania, ya que ello va contra sus propios intereses. A las acusaciones occidentales y del Gobierno de Kiev de que Rusia ha desplegado agentes para promover desórdenes en las regiones orientales de Ucrania, replicó: "Allí no hay agentes nuestros, ni del GRU (la inteligencia militar) ni del FSB (los servicios secretos)". "En particular, queremos entender qué significan las informaciones sobre una visita urgente a Kiev del director de la CIA, el señor (John) Brennan. Hasta ahora no nos han ofrecido explicaciones", agregó.

Lavrov aludió al anuncio del presidente interino ucraniano, Alexandr Turchínov, de que empleará la fuerza militar para aplastar las protestas en la regiones orientales, rusohablantes, de Ucrania que "aquellos que alientan esa conducta tendrán que asumir sus responsabilidades". Lamentó que los pasos dados últimamente por Kiev para entablar un diálogo con las regiones del sureste de Ucrania "fueron estropeados por la decisión de emplear en plena medida la fuerza, incluidas unidades militares". El "nivel de hipocresía" del Gobierno de Kiev en su evaluación de los acontecimientos en las regiones surorientales del país "excede todos los límites".

Los observadores de la OSCE desplegados en el este de Ucrania indicaron hoy que la situación allí es tensa y cambiante, según las impresiones que pudieron recoger ayer de primera mano en ciudades como Járkov, Donetsk, Lugansk y Slaviansk. El grupo de expertos que fue a la ciudad de Slaviansk después de que el Ministerio del Interior ucraniano anunciase una operación para recuperar un edificio policial en manos de milicias prorrusas, sólo pudo acceder a la localidad después de que grupos de hombres embozados y fuertemente armados les permitieran entrar.

En Donetsk, aunque el número de barricadas en torno a los edificios ocupados no parece ir en aumento, los observadores consideran que "la situación podría deteriorarse" dado lo cambiante de ésta. También en Járkov y Lugansk la situación es tensa y puede cambiar con rapidez en función de las circunstancias, indican los expertos del organismo multilateral.

Los 57 estados que forman parte de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) acordaron el pasado mes de marzo el envío de un centenar de observadores a Ucrania para evaluar la situación sobre el terreno. El presidente de turno, el ministro suizo de Exteriores, Didier Burkhalter, solicitó ayer a todas las partes que rebajaran la tensión, actuaran con responsabilidad y evitasen la confrontación. Burkhalter está hoy en Kiev para seguir de primera mano la situación en Ucrania.