Público
Público

G20 Hamburgo, capital mundial de la protesta

La ciudad está sitiada por la policía y han llegado refuerzos de otros estados de Alemania. Los disturbios se suceden mientras los líderes mundiales prosiguen sus encuentros. Este sábado se esperan cientos de autobuses y trenes con manifestantes procedentes de toda Europa.

Publicidad
Media: 4.08
Votos: 13
Comentarios:

Barricadas arden ante manifestantes en Hamburgo. /REUTERS

La reunión del G-20, que dio comienzo este viernes en Hamburgo, ha congregado a miles de manifestantes antiglobalización en la ciudad alemana. Durante todo el fin de semana se esperan numerosas protestas, convocadas desde principio de año y que traerán autobuses de varias ciudades europeas. La marcha “Welcome to hell” (bienvenidos al infierno) recorrió ayer la ciudad natal de Angela Merkel y en ella participó el llamado “Black bloc” (bloque negro).

Es una táctica nacida en Alemania en los 80 y utilizada en muchas manifestaciones de todo el mundo. Consiste en formar un bloque en el que los manifestantes vayan vestidos totalmente de negro para que sea más difícil su identificación. Al grito de “a-anti-anticapitalista”, marcharon por la ciudad hasta que la policía los reprimió con cañones de agua y gas pimienta.

Los organizadores se quejaban de que se ha abusado de estas herramientas y que el agua de los cañones venía de dos direcciones, arriconando en medio a quienes protestaban. Algunos portaban paraguas y chubasqueros para intentar hacer frente a la policía, que ha prohibido las manifestaciones en un ratio de 35 kilómetros e, incluso, ha pedido refuerzos a otros Bundesländer (Estados federados).

Disturbios y violencia

La seguridad de las familias de algunos líderes no pudo ser garantizada y Melania Trump tuvo que quedarse esta mañana en su hotel, al no poder asistir a la excursión en barco por el río Elba, que estaba programada para los acompañantes de los gobernantes. El ministro alemán de finanzas, Wolfgang Schäuble, también suspendió un encuentro con estudiantes internacionales por motivos de seguridad.

Los disturbios se prolongaron varias horas y la policía cargó contra los manifestantes. En Alemania es muy normal mandar a un número muy elevado de policías a disolver manifestaciones aunque no se produzca violencia en ellas. En este caso, algunos participantes sí lanzaron piedras contra los Bullen (nombre con el que despectivamente se conoce a los policías en Alemania, que significa literalmente ‘toros’) y botellas de cristal de la cerveza Astra, fabricada en Hamburgo.

Un grupo de policías antidisturbios corren hacia manifestantes en Hamburgo. /REUTERS

El FC St. Pauli ha ofrecido 200 plazas para dormir en las instalaciones de su estadio a los manifestantes que se quedaron sin poder acampar

Hamburgo es una ciudad con tradición reivindicativa, sobre todo en el famoso barrio de St. Pauli, donde todavía sobreviven algunas de las famosas casas “okupa” de la ciudad. Su equipo de fútbol, el FC St. Pauli, ofreció ayer 200 plazas para dormir en las instalaciones de su estadio a los manifestantes que se quedaron sin poder acampar, ya que la policía desmanteló su campamento. En las calles del barrio se podían ver carteles en contra del G-20 y algunos en los que se recordaba a Carlo Giuliani, asesinado por las fuerzas de seguridad en Génova en 2001 durante la cumbre del G8. También eran frecuentes las consignas en contra del presidente estadounidense, Donald Trump.

Coches calcinados y fogatas

Tras la primera manifestación, se han sucedido en Hamburgo otras espontáneas a lo largo del día y la ciudad ha vivido una noche de violencia callejera. Numerosos automóviles han aparecido calcinados y las redes sociales se han llenado de vídeos en los que los vehículos esquivan numerosos objetos que arden en llamas en medio de la carretera. La policía ha cortado varias calles, sobre todo las que dan acceso al centro de conferencias donde se desarrollan los encuentros de los líderes internacionales y algunas líneas de metro. Las barricadas de contenedores ardiendo se sucedían en los aledaños de la calle Beck y en otros puntos de la ciudad.

"Me manifiesto porque el mundo no puede seguir girando en contra de los intereses de la gente"

Phil Butland es un activista de Die Linke que ha viajado desde Berlín para manifestarse en contra del G-20. Cuenta que “hoy Hamburgo es una ciudad sitiada, la policía ocupa toda la ciudad y está reprimiendo duramente con cañones de agua. Me manifiesto porque el mundo no puede seguir girando en contra de los intereses de la gente. La causa principal de la crisis actual son líderes como Trump, Merkel, Erdogan o Putin, que este fin de semana se reúnen en Hamburgo y miles de personas les están demostrando que no son bienvenidos”.

Los líderes del G20, durante la cena oficial en Hamburgo. /REUTERS

La primera jornada del G-20 ha finalizado con un concierto en la filarmónica del Elba, edificio que tardó más de quince años en estar finalizado y cuyos sobrecostes han sido diez veces más elevados que los 77 millones de Euros inicialmente presupuestados. Mientras los líderes mundiales disfrutaban de un concierto en las instalaciones del moderno edificio, en las calles continuaban las protestas. Para mañana se esperan cientos de autobuses y trenes con manifestantes procedentes de toda Europa, que marcharán por las calles de Hamburgo desde las 11 de la mañana, en la que se espera que sea la mayor manifestación de esta cumbre del G-20.