Público
Público

Hasán Rohani, vencedor de las elecciones presidenciales en Irán

La televisión estatal iraní ha declarado la victoria directa del presidente iraní y candidato a la reelección. Según los últimos datos preliminares ha sumado  casi el 57 % de los votos.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 3
Comentarios:

El presidente de Irán Hassan Rohani.EFE

El presidente iraní y candidato a la reelección, el moderado Hasan Rohaní, se sitúa a la cabeza con el escrutinio prácticamente finalizado, al sumar el casi el 57 % de los votos, según los datos preliminares anunciados este sábado.

La televisión estatal iraní ha declarado la victoria directa de Hasán Rohani. El medio ha comunicado sus felicitaciones a Rohani, que se presentaba a la reeleción frente a su gran rival, el candidato ultraconservador Ebrahim Raisi.

Rohani habría conseguido más del 50 por ciento de los votos, por los que se ahorra la necesidad de volver a las urnas la semana próxima.

El jefe de la Comisión Electoral, Ali Asghar Ahmadi, indicó en rueda de prensa que Rohaní recibió el apoyo de 22,7 millones de personas de las más de 40 millones que acudieron ayer a las urnas.

El segundo lugar lo ocupa el clérigo conservador Ebrahim Raisí, con 15,4 millones de votos, un 38,55 %, y muy por detrás se sitúan los exministros Mostafa Mirsalim y Mostafa Hashemitaba, con el 1,13 y un 0,52 % de los sufragios, respectivamente.

Ahmadi afirmó que el proceso de recuento de los votos y los resultados están "claros", aunque no haya terminado por completo el escrutinio.

A las 14.00 hora local (9.30 GMT) comparecerá ante la prensa el ministro del Interior, Abdolreza Rahmani Fazli, para anunciar los resultados definitivos.

Estos nuevos datos de Ahmadi son similares a los ofrecidos a primera hora de la mañana, cuando solo habían sido escrutados 25 millones de votos.

Más de 40 millones de personas votaron en las presidenciales de las 56,4 con derecho a voto, superando la participación el techo del 70 %.

La votación comenzó este viernes a las 8.00 hora local (03.30 GMT) en los 63.500 colegios electorales habilitados en todos el país, y se extendió hasta la medianoche por la alta participación.

El horario de votación se amplió hasta en tres ocasiones debido a la intensa afluencia de votantes, algunos de los cuales no pudieron ejercer su derecho a voto.

Las presidenciales se plantearon como un duelo entre Rohaní y Raisí, sobre todo desde la retirada de la carrera electoral del alcalde de Teherán, Mohamad Baqer Qalibaf, y como una especie de plebiscito sobre el proyecto moderado y aperturista del actual presidente.

La principal baza de Rohaní era el acuerdo nuclear firmado en julio de 2015 y la recuperación económica del país gracias al levantamiento de las sanciones, aunque esta mejora no es todavía evidente para parte de la población.

El mandatario también insistió durante la campaña electoral en su defensa de los derechos civiles y las libertades personales, que -a su juicio- estaban en peligro si regresaban al poder los conservadores