Publicado: 31.03.2014 11:18 |Actualizado: 31.03.2014 11:18

Hollande cambiará el Gobierno tras el batacazo electoral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente francés, el socialista François Hollande, prepara hoy la respuesta al revés electoral sufrido el domingo en las elecciones municipales por la izquierda, que perdió 155 ciudades en favor de la derecha, y todo apunta a que una de sus primeras medidas será una remodelación del Gobierno. Hará una intervención en televisión donde hará el anuncio del previsible cambio del ejecutivo socialista, cuya popularidad ha caído drásticamente durante el último año y que prueba su batacazo en las municipales. 

El primer ministro, Jean-Marc Ayrault, cuyo mantenimiento en el Ejecutivo es una de las principales incógnitas, se reunía esta mañana a partir de las 8.30 locales (6.30 GMT) con el titular de Interior, Manuel Valls, que según todas las quinielas es el principal candidato a sustituirlo si hay un cambio en la cabeza del gabinete. Posteriormente, uno y otro van a ser recibidos durante la mañana en el Palacio del Elíseo por el jefe del Estado, en el que a partir de hoy está centrada la atención mediática para conocer la inminencia de un anuncio sobre un cambio de equipo y, eventualmente, un giro en su política.

Ayrault y Valls ya se pronunciaron públicamente anoche tras conocerse los resultados -todavía provisionales- de la segunda vuelta de las municipales, en las que con una abstención récord del 36,3 %, la izquierda perdió las alcaldías de 155 ciudades de más de 9.000 habitantes.

Los socialistas, con sus aliados ecologistas y comunistas lograron conquistar cuatro ciudades (Aviñón es la más significativa, porque tras la primera vuelta corría el riesgo de caer en manos del Frente Nacional, FN) y, sobre todo, mantienen el control de la gestión municipal en París, pero también en otras cuatro grandes urbes del país: Lyon, Estrasburgo, Nantes y Lille.

El ultraderechista FN debería gobernar en 14 ciudades, entre las que destacan por su entidad Béziers (de unos 70.000 habitantes, al sur), donde será alcalde el fundador de Reporteros sin Fronteras Robert Ménard, y el séptimo distrito de Marsella (unos 150.000 habitantes).

Ayrault consideró anoche que, a la vista de ese nuevo panorama, la elección municipal "es una derrota para el Gobierno y para la mayoría", y dijo que asumiría "toda la parte de mi responsabilidad", aunque no dio más pistas sobre si seguirá como primer ministro. En cuanto a Valls, según un sondeo publicado hoy por el instituto BVA, es el favorito para el 31 % de los franceses para suceder a Ayrault, al que un 74 % de los encuestados querrían ver salir del Ejecutivo.