Público
Público

Un impostor se hizo pasar por un líder talibán para negociar la paz

Llegó a reunirse tres veces con altos cargos afganos y recibió grandes cantidades de dinero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Es un argumento que haría las delicias de autores como John Le Carré: mentiras, potencias implicadas y sospechas regadas de billetes verdes. El 'líder talibán' que había participado en las conversaciones de paz con el gobierno afgano era, simple y llanamente, un impostor.

Mullah Akhtar Muhammad Mansour era, teóricamente, uno de los principales comandantes militares de los terroristas. Era, de hecho, la pieza clave para desatascar la situación en Afganistán por la vía pacífica. Pero, como ha desvelado el diario The New York Times, el hombre que participó en las conversaciones ni tenía ninguna relación con el talibán ni tan siquiera se le parecía. 

Eso no bastó para que el impostor se reuniese hasta en tres ocasiones con el propio presidente del país, Hamid Karzai, en su palacio. Para el desplazamiento a Kabul utilizó aviones puestos a su disposición por la OTAN. Todo en balde. 

“No es él”, ha reconocido al Times un diplomático destinado en Kabul  muy ligado a las conversaciones. “Y le dimos un montón de dinero”, lamenta.

Las primeras sospechas del fraude saltaron de la misma forma que surgen en las mejores novelas de espías. Durante el tercer encuentro entre el talibán y oficiales afganos, uno de los participantes, que había conocido al verdadero Monsour varios años antes, no encontró similitudes entre la persona que tenía delante de la mesa con la persona que había visto antes. 'Dijo que no le había reconocido', señala un líder afgano al diario bajo la condición de mantener el anonimato.

Las sospechas no debieron pasar desapercibidas para el propio impostor, que ante la posibilidad de que fuera descubierto puso pies en polvorosa, lo más rápido y con el dinero caliente que le habían dado por participar en las conversaciones debajo del brazo.

'Apoyamos lo que está haciendo el Gobierno afgano', aseguró hace un mes la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, en referencia al 'proceso de reconciliación' que, a su juicio, debía  ser pilotado por los propios afganos.

El secretario de Defensa, Robert Gates,la respaldo al señalar que la OTAN hará 'lo que sea necesario' para acabar con la guerra en Afganistán a través de conversaciones directas con los talibanes que involucran a altos cargos de la Alianza.