Publicado: 16.04.2014 09:05 |Actualizado: 16.04.2014 09:05

El incendio de Valparaíso deja 12.500 afectados y 2.900 viviendas destruidas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El número de damnificados por el incendio en Valparaíso ha ascendido hasta los 12.500, según el último balance presentado por el Gobierno, que mantiene las 15 víctimas mortales registradas en la pasada jornada y eleva a más de 2.900 las viviendas destruidas por el fuego.

El ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, ha informado de que durante este martes no ha habido focos activos, sin embargo aún no se ha logrado el control total del incendio, algo que se espera conseguir a lo largo de este miércoles, según detalla el diario chileno La Tercera.

El ministro también ha explicado que "durante el día se han entregado más de 1.000 toneladas de alimentos y herramientas", se ha dado inicio a la recogida de escombros y, además, "se ha vacunado a más de 10.000 personas", -8.000 de ellas contra el tétano y 2.000 contra la gripe-.

Un total de 400 efectivos de carabineros participarán este miércoles para permitir un flujo normal en la entrega de ayuda. Para ello, está prevista una restricción vehicular en la zona entre el jueves y el domingo para poder gestionar todas estas tareas de ayuda de la mejor forma posible.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, ha dicho que prepara un plan maestro para reconstruir la ciudad costera de Valparaíso tras el voraz incendio, pero advirtió de que su ejecución podría demorar el resto de su mandato.

Bachelet ha afirmado, en una entrevista con la radio local Cooperativa, que actualmente las labores están centradas en reubicar a los damnificados mientras se diseña un nuevo esquema de habitabilidad para la zona. El Gobierno todavía no ha dado estimaciones preliminares sobre el monto de las pérdidas producidas por el incendio que tiñó de cenizas uno de los principales puertos del país minero sudamericano.

El enorme incendio desveló los niveles de desigualdad que persisten en el mayor productor mundial de cobre y representa un nuevo reto para la mandataria de 62 años que apenas hace dos semanas comandaba las labores de emergencia por un terremoto de magnitud 8,2 que golpeó el norte del país.