Público
Público

Isarel vuelve a negar su responsabilidad en el caso de los pasaportes

El jefe del Mossad no va a dimitir, según una fuente de la inteligencia israelí

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Israel no se está dando por aludido. Tras la polémica que se ha desatado después de que varios agentes del Mossad falsificaran pasaportes europeos para infiltrarse en Duabi y matar a un jefe de Hamas, en Tel Aviv parecen estar muy tranquilos. Ayer, las autoridades israelíes se limitaron a negar la participación de sus espías en el asesinato de Mahmud al Mabhuh y sugirieron que eran los servicios secretos de otro país los que habían llevado a cabo laoperación.

Este jueves, la agencia Reuters asegura que Meir Dagan, jefe del Mossad, no está pensando ni mucho menos en dimitir. La agencia de información llega a esta conclusión después de mantener una entrevista con un confidente del que no ha desvelado su identidad. Según esa fuente, la dimisión equivaldría a asumir la responsabilidad.

Dagan, un antiguo general, fue nombrado en 2002 para luchar contra los enemigos de Israel en el exterior. Se ganó los elogios de sucesivos primeros ministros y un mandato inusual por ocho años.

Además, según dicha persona, el éxito de Dagan en otras operaciones en curso y contra Hamás, Hezbolá, Siria e Irán, superará cualquier deseo de Netanyahu de retirarle su apoyo. 'Aquí hay prioridades nacionales', dijo el confidente.

El escándalo del asesinato de Mabhuh en un hotel de Dubai fue camuflado como una muerte por causas naturales pero fue descubierto más de una semana después cuando la Policía de los Emiratos Árabes Unidos abrió una investigación por asesinato a petición de Hamás.

Aunque Israel se ha negado a comentar los hechos, Emiratos Árabes Unidos (EAU) distribuyó los nombres de los presuntos asesinos, incluidos varios que tenían pasaportes europeos duplicados de inmigrantes actuales en Israel.

Ante la dificultad de conocer el 'modus operandi' del Mossad y la perspectiva de un escándalo por el robo de identidades de otros países, algunos expertos sugirieron que Dagan se vería obligado a dimitir, igual que su predecesor Danny Yatom en 1997 después de un fallido asesinato en Jordania.