Publicado: 20.08.2014 00:25 |Actualizado: 20.08.2014 00:25

El Estado Islámico difunde un vídeo con la decapitación del periodista James Foley

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un vídeo difundido este martes a través de los foros yihadistas muestra la supuesta decapitación del periodista estadounidense James Wright Foley, secuestrado en Siria en noviembre de 2012. Aún no ha finalizado el proceso de verifiación de la grabación, aunque el FBI ha adelantado que parece auténtico, tras varias horas de examen.

En el mencionado vídeo, Foley se despide de su familia y acusa al Gobierno de Estados Unidos de ser el culpable de su ejecución por su reciente intervención en Irak, antes de ser degollado ante la cámara por un encapuchado que habla en inglés.

La grabación comienza con el discurso del presidente estadounidense, Barack Obama, del pasado 7 de agosto en el que anunció el comienzo de los bombardeos sobre el Estado Islámico (EI) en el norte de Irak, para frenar su avance hacia el Kurdistán y permitir la asistencia humanitaria a miles de desplazados. Posteriormente, aparece Foley pidiendo a su familia y amigos que se levanten contra las autoridades estadounidenses, de quienes dice que pusieron "el último clavo en su ataúd" por los bombardeos en Irak.

"Desearía tener más tiempo, desearía ver a mi familia de nuevo, pero ese barco ya ha zarpado. A fin de cuentas, supongo que desearía no ser estadounidense", dice Foley, sereno y vestido con un mono naranja en una localización desértica no especificada.

Finalmente, el hombre encapuchado, en un inglés con acento británico, amenaza a Estados Unidos y asegura que "los musulmanes de todo tipo y condición han aceptado al Estado Islámico como sus líderes". "Cualquier intento tuyo, Obama, de negar a los musulmanes su derecho a vivir en seguridad bajo el califato resultará en el derramamiento de sangre de tu pueblo", dice el yihadista, que aparece blandiendo un cuchillo.

La madre de Foley pide a los yihadistas la liberación del resto de secuestrados, que "no tienen control sobre la política de EEUU en Irak o Siria"

Tras ello, el encapuchado degüella a Foley y finalmente aparece su cabeza decapitada encima de su cuerpo inerte. El vídeo termina con el encapuchado amenazando de muerte a otro periodista estadounidense secuestrado, Steven Joel Sotloff, cuya vida "depende de la próxima decisión de Obama".

Los familiares de Foley aseguraron en un comunicado en enero de 2013 que un grupo desconocido de hombres armados lo había secuestrado en una zona del noroeste del país el pasado 22 de noviembre. Meses después, en mayo, el medio para el que colaboraba, la web estadounidense GlobalPost dijo que el periodista, de 39 años, estaba retenido en una prisión siria controlada por el régimen de Bachar el Asad.

Tras conocer la noticia, la madre de Foley pidió la liberación de los rehenes "inocentes" como su hijo en manos de los yihadistas en Siria. "Nunca hemos estado más orgullosos de nuestro hijo Jim. Dio su vida intentando mostrar al mundo el sufrimiento del pueblo sirio. Imploramos a los secuestradores que perdonen la vida del resto de rehenes. Como Jim, son inocentes y no tienen control sobre la política del Gobierno estadounidense en Irak, Siria ni en ningún lugar del mundo", escribió Diane Foley en la red social Facebook.

La Casa Blanca investiga la veracidad del vídeo

El Gobierno de Estados Unidos sigue investigando la autenticidad del macabro vídeo de la ejecució, aunque según ha adelantado el GlobalPost, fuentes de la policía federal estadounidense creen que es auténtico. Caitlin Hayden, portavoz del Consejo Nacional de Seguridad de la Casa Blanca, explicó horas antes que "si es verdadero [el vídeo], estamos horrorizados por el brutal asesinato de un periodista estadounidense inocente, y expresamos nuestras profundas condolencias a su familia y amigos".

Philip Balboni, presidente de GlobalPost, medio con el que trabajaba Foley también cuando fue capturado en Libia en 2011 junto al fotógrafo español Manu Brabo y la periodista norteamericana Clare Gillis, agradeció los mensajes de apoyo y pidió "unas oraciones por Jim y su familia". Ante la noticia, que puntualiza aún investiga el FBI, Balboni explica que la larga investigación para determinar su paradero hizo pensar al principio que había sido capturado por las tropas del Gobierno sirio de Bachar el Asad.