Publicado: 02.08.2014 15:28 |Actualizado: 02.08.2014 15:28

Israel, después de sus masacres, advierte a los palestinos de los "artefactos" de Hamás

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Ejército israelí ha remitido este sábado un comunicado a los habitantes del norte de Gaza —donde atacaron en los últimos días varias escuelas de la ONU, matando a cientos de refugiados palestinos— que ya pueden volver a sus casas. Un día después de haber violado el pacto de alto el fuego de 72 horas, el Gobierno de Benjamin Netanyahu dice ahora a los residentes del barrio de Beit Lahia, situado en el noroeste de la Franja de Gaza, que pueden regresar a la zona.

Además, las tropas israelíes aseguran si bien no hay peligro por su parte, los palestinos de la zona deben tener cuidado al retornar por si se encuentran con explosivos de Hamás. "Se les aconseja que tengan cuidado con los artefactos explosivos que Hamás ha extendido por la zona", señala el comunicado del Ejército.

Hace más de dos semanas el Ejército israelí pidió a unos 100.000 palestinos de la zona norte de la Franja y de dos vecindarios de la ciudad de Gaza que abandonaran sus hogares "por su propia seguridad", tras lo que cerca de 18.000 palestinos dejaron Beit Lahia. De esas 18.000 personas, 4.000 buscaron refugio en escuelas de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA), cuyas instalaciones quedaron desbordadas.

A diferencia de otros conflictos bélicos en la región, la población civil no involucrada en el conflicto armado en Gaza no tiene la posibilidad de abandonar por completo las zonas de combate o acudir a lugares seguros y habilitados para desplazados o refugiados. Esto ha provocado que en los 26 días de operación militar israelí sobre la Franja, cerca de 280.000 palestinos se han convertido en desplazados que buscan alojamiento en escuelas-albergue de la ONU y en edificios públicos. Además de esta cifra, la Agencia de la ONU para la coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) estimó que al menos otros 200.000 palestinos han sido acogidos por familiares.

Además, en los últimos dos días han muerto 160 palestinos por los bombardeos israelíes. Desde que Israel lanzó su ofensiva militar, el pasado 8 de julio, han muerto un total de 1.674 palestinos y los heridos rozan los 9.000. Ashraf Al Qedra, el portavoz del Ministerio de Sanidad, repitió, una vez más que dos terceras partes de las víctimas son civiles, incluidos niños, mujeres y ancianos.

En uno de los últimos ataques, cuatro palestinos, entre ellos los tres menores, murieron en un ataque aéreo contra una casa en el campo de refugiados de Nuseirat, en el centro de la Franja. Otros tres murieron a lo largo de la jornada en la ciudad de Rafah, duramente castigada desde ayerm y donde otras siete personas, seis de ellas de la misma familia, perdieron la vida en otro bombardeo.

Ante el incesante aumento de víctimas y la escasez de recursos de que disponen los servicios médicos, el Ministerio de Sanidad difundió un comunicado en el que solicitó la intervención de organizaciones internacionales en la evacuación de los heridos y muertos. Recientemente, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás, declaró Gaza "zona catastrófica" y exigió con urgencia la entrega y acceso de ayuda humanitaria y médica. El Ministerio de Sanidad denunció que la situación en la Franja "es desastrosa e insoportable".