Público
Público

Israel destruye los túneles entre Egipto y Gaza tras evacuar a la población

Tras el alto el fuego acordado de tres horas al día, el ejército israelí bombardea la zona de paso de armas que surten a Hamás

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las bombas y los disparos vuelven a sonar en la franja de Gaza tras las tres horas acordadas de alto el fuego para la entrada de ayuda humanitaria. El Ejército israelí ha lanzado hoy miles de folletos ordenando la evacuación a los residentes de la región de Rafah, en el sur de la franja de Gaza, y bombardea la zona para destruir túneles que conectan la franja con Egipto.

Según confirmó a EFE un portavoz del Ejército 'hace unas horas se indicó a la población que abandonase sus casas inmediatamente y que no regresasen hasta mañana a las ocho de la mañana' y, poco después, se inició un bombardeo que 'continúa en estos momentos'.

El objetivo de los ataques es acabar con decenas de túneles a lo largo de la 'Ruta Philadelphi', que comunican el territorio palestino con el Sinaí egipcio y por los que, según Israel, las milicias se aprovisionan de armas y cohetes que lanzan contra su territorio.

Según testigos presenciales, decenas de familias dejaron sus casas y pertenencias y se encaminaron hacia el norte en busca de refugio, sin saber si podrán volver a ellas. Fuentes de seguridad en Gaza explicaron que los aviones israelíes destruyeron 26 viviendas que consideran que albergaban bocas de túneles, y que zapadores destruyeron otras decenas en toda la zona.

Por su parte, Ghazi Hamad, ex portavoz de Hamás y residente en Rafah, denunció que Israel está destruyendo simples viviendas de civiles. 'Los cohetes israelíes están destruyendo viviendas de la población, están convirtiendo la zona en una campo de pruebas para todo tipo de misiles aire-tierra', declaró.

Esta mañana, la oficina del primer ministro israelí, Ehud Olmert, anunció que el Ejército detendría los bombardeos desde las 13:00 hora local hasta las 16:00, con el fin de 'permitir la apertura de áreas geográficas' para que 'la población pueda equiparse y recibir asistencia'.

En los próximos días, Israel decidirá si detiene o no los bombardeos durante tres horas en función de la situación, precisó Peter Lerner, portavoz del organismo dependiente del Ministerio de Defensa que coordina las actividades de Israel en los territorios palestinos.

En el plano diplomático, las noticias se contradicen sobre si hay o no acuerdo para frenar la violencia en la zona, que ayer se cobró un total de 46 palestinos civiles en dos ataques a escuelas de Naciones Unidas. 

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, había anunciado esta mañana por medio de un comunicado que Israel y la Autoridad Palestina habían aceptado el plan de tregua para Gaza anunciado el martes por Egipto. Es cierto que el presidente palestino Mahmud Abás se mostró favorable a llevar a cabo el planteamiento que habían propuesto ambos países esta mañana. 'Lo veo con buenos ojos y, por lo tanto, lo acepto', informó Reuters.

Sin embargo, su homólogo israelí, Simon Peres, no fue tan expresivo esta mañana. En una entrevista para el canal de noticias británico, Skynews, dijo que sus Gobierno estudiaría los puntos del plan en los próximos días sin confirmar que el ejecutivo israelí lo hubiera aceptado ya. 

De hecho, en palabras a la BBC de Londres, el portavoz del gobierno israelí, Mark Regev, dijo tras el anuncio del despacho de Sarkozy, que Israel 'daba la bienvenida al plan presentado' y que lo estudiaría. No obstante, aclaró que su país necesita el compromiso claro de Hamás y una estrategia que asegure que 'el lanzamiento de cohetes no se repetirá en el futuro'.


El número de palestinos muertos en los doce días de la ofensiva israelí 'Plomo Fundido' en Gaza superó los 700 tras las víctimas mortales registradas hoy y los cadáveres descubiertos bajo los escombros de edificios en las últimas horas.

Según el jefe de los servicios de emergencias de la Franja, Moawiya Hasanein, el recuento incluye las diez personas que perdieron la vida en ataques aéreos israelíes a los largo de la jornada, y las seis que sucumbieron a sus heridas en los hospitales.

Además, los equipos de rescate en Gaza desenterraron en las últimas horas ocho cadáveres de entre los escombros de edificios bombardeados en la localidad de Lahíe, en el norte de la franja. De acuerdo con agencias de la ONU, alrededor del 25% de las víctimas mortales palestinas son civiles. Entre ella hay alrededor de un centenar de niños.

El número de heridos habría alcanzado los 3.000 de acuerdo con fuentes hospitalarias, la mayoría también civiles. Israel reanudó esta tarde los ataques contra Gaza después de un alto el fuego de tres horas para permitir la entrada de ayuda humanitaria a la franja palestina.