Publicado: 22.06.2014 11:07 |Actualizado: 22.06.2014 11:07

Israel mata a cinco palestinos en sus redadas nocturnas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Dos palestinos murieron y once resultaron heridos en las últimas horas en los distritos cisjordanos de Nablus y Ramala, donde el Ejército israelí continua su operación contra el movimiento islamista Hamás a raíz de la desaparición de tres jóvenes judíos hace nueve días. En total, cinco palestinos han muerto en Cisjordania desde el comienzo de la operación militar, la mayor desde la conocida como Muro de defensa en 2002.

Los otros tres eran adolesecentes palestinos. El presidente palestino, Mahmud Abás, ha instado hoy al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, a condenar su muerte.  "Yo dije que el secuestro (de los tres adolescentes israelíes, estudiantes de un seminario rabínico en el bloque de asentamientos judíos de Gush Etzión) es un crimen, pero... ¿Justifica eso la muerte de tres adolescentes palestinos a sangre fría?", se pregunta Abás en una entrevista que publica hoy el diario israelí Haaretz.

Los tres adolescentes, así como otros dos palestinos, han muerto en los choques entre jóvenes palestinos y fuerzas israelíes que han entrado en las ciudades cisjordanas en busca de los tres desaparecidos, lo que ha desatado una situación de fricción casi sin precedentes en la última década.

Abás, que sí condenó el secuestro de los jóvenes israelíes, considera injustificada la violencia de los militaresDe entre los últimos, uno de los palestinos murió en un enfrentamiento en Ramala cuando trataba de impedir que fuerzas israelíes inspeccionaran una vivienda, mientras que el otro, aparentemente discapacitado mental, deambulaba por una zona donde se registraba actividad militar y fue tiroteado, informó la agencia Maan. La pasada madrugada al menos otros once palestinos resultaron heridos y una decena fueron arrestados en el marco de la operación "Devolved a nuestros hermanos". Un oficial israelí que participa en la búsqueda dijo hoy a la edición electrónica del diario Yediot Aharonot que unos 350 palestinos han sido arrestados desde el comienzo de la operación y que se han inspeccionado 1.300 viviendas.

Israel ha acusado a Hamás de su secuestro, aunque desde entonces no se tiene ninguna pista más allá de la llamada de uno de ellos informando en susurros a la Policía de que estaba siendo secuestrado. Desconcertadas por la falta de alguna pista, las fuerzas israelíes revisan en las últimas veinticuatro horas desagües y tuberías en la zona de Hebrón por si los jóvenes, de entre 16 y 19 años, hubiesen sido arrojados a una de ellas por sus captores.

Por su parte, Abás, que los primeros días demostró cierta tolerancia hacia estas incursiones y cuyas fuerzas han participado en la búsqueda de los tres israelíes, se pregunta asimismo si Netanyahu "las condena". "Mira lo que está ocurriendo por toda Cisjordania en los últimos días, (mira) la violencia y la destrucción de casas. ¿Eso se justifica?", agrega el líder palestino, que ha sido criticado por muchos de sus ciudadanos por ayudar a Israel.

La presencia militar israelí y las redadas nocturnas ha provocado numerosas críticas al Gobierno palestino, que ve acercarse el mes de ayuno de Ramadán y teme que la presión militar israelí desemboque en una ola de violencia. "Cualquier persona que quiera castigar a gente durante el Ramadán, y que mata a gente durante Ramadán, es una persona que no quiere la paz", afirmó.

Netanyahu alega que sus fuerzas actúan en defensa propia

Netanyahu ha reconocido hoy, al comenzar la sesión semanal del Consejo de Ministros, que "los esfuerzos (de búsqueda) crean cierta fricción con la población civil palestina", pero aseguró que "no tenemos ninguna intención de causar daño a nadie de forma deliberada". "Nuestras fuerzas actúan en defensa propia, y de tanto en tanto se han producido víctimas o bajas en el lado palestino", explicó, a la vez que exigía a Abás demostrar la verdadera cara de su condena del secuestro mediante la disolución del reciente acuerdo de reconciliación con Hamás.

"No pienso castigar a nadie en base a sospechas o porque Netanyahu lo diga así. Pero cuando Netanyahu tenga la información, que me la transmita y trataremos el caso de acuerdo a nuestras propias leyes", asegura Abás en la entrevista sin descartar esa posibilidad. A principios de junio entró en funciones un gobierno de unidad nacional en Gaza y Cisjordania que puso fin a siete años de discrepancias entre los movimientos nacionalista Al Fatah e islamista Hamás, gobierno que fue rechazado por Israel.