Público
Público

Israel ya prepara la vuelta de su embajador a Egipto

Se examinan las condiciones de seguridad tras el asalto a la legación hebrea 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro israelí, Binyamín Netanyahu, declaró que el embajador Yitzhak Levanon, que el viernes abandonó precipitadamente El Cairo durante el asalto a la representación diplomática israelí, regresará a la capital egipcia tan pronto como sea posible, pues considera prioritario restablecer las relaciones entre los dos países.

Según el diario cairota Al Ahram, mismo llegaron a Egipto dos responsables israelíes que se encargarán de preparar el regreso del embajador con las garantías de seguridad necesarias. Durante el asalto del viernes, la Embajada sufrió desperfectos en la primera planta y los asaltantes sacaron del edificio miles de documentos que carecen de valor, según aseguraron las autoridades israelíes.

Sólo la mediación de EEUU logró salvar al personal en la Embajada

Tras la huida el viernes de un grupo de unas 80 personas, contando los diplomáticos y sus familiares, en la Embajada se ha quedado como responsable el número dos, Israel Tikochinsky, que, de momento, es el único representante de Israel en el primer país árabe que firmó la paz con el Estadojudío. Tikochinsky no trabaja desde la Embajada, puesto que no se considera segura, sino desde su domicilio particular, y con él están permanentemente dos guardas israelíes.

La prensa hebrea informó de que, cuando la situación se agravó en la noche del viernes, Netanyahu y otros altos cargos estaban en la sala decrisis siguiendo lo que ocurría en El Cairo a través de los canales de televisión árabes.

A las 21:30 del viernes, Netanyahu decidió evacuar prácticamente a todo el personal, que fue trasladado al aeropuerto de la capital egipcia y desde allí a Israel. Con ellos viajó un grupo de civiles israelíes que se encontraban en El Cairo por razones privadas.

Netanyahu dio permiso a los guardas para disparar a los asaltantes

Seis guardas israelíes permanecieron en la Embajada, pero la situación se complicó a las 23:00 horas, cuando los manifestantes llegaron hasta la puerta de las habitaciones donde se encontraban los guardas. Netanyahu estaba en contacto con ellos y les dio permiso para disparar en caso de que consideraran que sus vidas corrían peligro.

Viendo la gravedad de la situación, Netanyahu trató de ponerse en contacto con el mariscal de campo Husein Tantaui, el jefe del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, el hombre fuerte del régimen, pero no lo consiguió. Quería que Tantaui ordenará al Ejército que dispersara a los millares de manifestantes que estaban frente a la Embajada y a los que ya habían entrado.

Como los esfuerzos resultaban infructuosos, ya que Tantaui 'no estaba localizable', a las 0:15 del sábado, viendo que la situación era desesperada, llamó directamente al presidente Barack Obama. Simultáneamente, el ministro de Defensa, Ehud Barak, se puso en contacto con su homólogo estadounidense, Leon Panetta.

Los americanos sí consiguieron que Tantaui se pusiera al teléfono. Panetta fue particularmente duro con él y le ordenó que solucionara la situación inmediatamente si no quería que Washington se enfadara. Sólo a partir de estemomento las autoridades egipcias se pusieron en movimiento, y así consiguieron evacuar a los seis guardas que estaban encerrados en la Embajada y a punto de caer en manos de los manifestantes.

El diario israelí Yediot Ahronot recogió las últimas y desesperadas palabras de Yonatan, el jefe de la seguridad de la Embajada, instantes antes de que llegará el Ejército egipcio. '¿Dónde están los soldados egipcios? ¿Dónde están? Si no llegan inmediatamente, será demasiado tarde'.