Público
Público

Japón subestimó el impacto de un tsunami en sus centrales

Un informe del OIEA solicita a las autoridades que elabore un nuevo procedimiento en caso de catástrofe natural

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las autoridades japonesas no tuvieron en cuenta el peligro de un tsunami a la hora de abrir la central nuclear de Fukushima ni otras plantas cercanas a la costa. Es la principal conclusión del informe que la agencia nuclear de Naciones Unidas ha elaborado tras inspeccionar varias instalaciones en todo el país.

El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) ya ha entregado el documento al Gobierno japonés. Un texto que pone en evidencia que la central Daiichi de Fukushima no estaba preparada para hacer frente al seísmo y posterior tsunami del 11 de marzo.

El OIEA, sin embargo, afirma que Japón no habría podido hacer mucho más de lo que hizo tras la catástrofe, ya que los sistemas de seguridad de la central quedaron completamente dañados.

El documento incide en que la Agencia de Seguridad Nuclear japonesa debería tener mayor independencia del Gobierno, ya que en la actualidad depende directamente del Ministerio de Industria, cuya política se ha centrado históricamente en promocionar la implantación de centrales en todo el archipiélago.

La ONU recuerda que ya había avisado al Ejecutivo nipón sobre la necesidad de un cambio en su sitema y además recomienda revisar los  procedimientos para gestionar un accidente nuclear grave, basado en el supuesto de que se dispondrá de suministro eléctrico, al contrario de lo que sucedió en la central de Fukushima.

La operadora de la planta, Tokyo Electric Power (TEPCO), continúa trabajando para solventar la crisis nuclear, la más grave tras el accidente de Chernóbil en 1986, y espera poder llevar los reactores a un estado de 'parada fría' para enero de 2012.

Los resultados de la investigación serán comunicados en una reunión ministerial sobre seguridad nuclear que el OIEA celebrará en Viena del 20 al 24 de junio.