Publicado: 08.10.2015 18:21 |Actualizado: 08.10.2015 20:57

El jefe de Volkswagen en EEUU admite que la compañía quiso ocultar las emisiones contaminantes

Michael Horn admite ante el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes que hasta el 1 de septiembre no supo que los vehículos del grupo alemán contenían el software ilegal y que solo sabía que algunos de esos automóviles diésel no cumplían con las normativas estadounidenses sobre emisiones.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El presidente del Grupo Volkswagen (VW) en Estados Unidos, Michael Horn, a su llegada al Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes en Washington para testificar por el escádalo del engaño en los motores diesel contaminantes. EFE/Jim Lo S

El presidente del Grupo Volkswagen (VW) en Estados Unidos, Michael Horn, a su llegada al Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes en Washington para testificar por el escádalo del engaño en los motores diesel contaminantes. EFE/Jim Lo Scalzo

WHASHINGTON.- El presidente del Grupo Volkswagen en Estados Unidos, Michael Horn, admitió hoy ante un comité del Congreso de Estados Unidos que el objetivo del software instalado en algunos de sus vehículos diesel era ocultar sus emisiones reales.

También afirmó que no fue hasta el 1 de septiembre de este año cuando tuvo conocimiento de que los vehículos del grupo alemán contenían el software ilegal y que, hasta ese momento, solo sabía que algunos de esos automóviles diésel no cumplían con las normativas estadounidenses sobre emisiones.



Asimismo, el presidente reconoció que no sabía exactamente cómo funciona el software instalado en los motores diésel turbo de 2 litros porque "no soy un ingeniero".

Sin embargo, Horn subrayó que la compañía será capaz de reparar los vehículos afectados.

En su testimonio ante el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes, Horn se disculpó en varias ocasiones por las acciones del fabricante alemán y señaló que VW está dispuesta a "aceptar las consecuencias" de sus actos.

El alto ejecutivo ofreció disculpas "en nombre de nuestra compañía y mis colegas en Alemania" por el "uso de un programa de software" cuyo fin era manipular las emisiones durante las pruebas.

El presidente del grupo alemán explicó que "hay tres grupos de vehículos involucrados, cada uno con una de las tres generaciones del motor de 2 litros diésel. Cada uno requiere una solución diferente".

Según Horn, los responsables del engaño "serán identificados" y sufrirán las consecuencias, pero "cualquier información en este momento es preliminar".

"Les pedimos su comprensión hasta que terminemos este trabajo", agregó el responsable.