Público
Público

El Estado judío pierde a su único aliado en la zona

El ataque sentencia el deterioro de la relación con Turquía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Cuando se trata de matar gente, ustedes saben muy bien cómo hacerlo'. Apenas si se había extinguido el estruendo de las bombas israelíes en Gaza, cuando, el 29 de enero de 2009, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, espetó estas palabras al presidente israelí, Simon Peres, antes de abandonar airado una reunión del Foro de Davos. Aquel enero en Gaza marcó un punto de inflexión en las relaciones turco-israelíes, cuyo deterioro parecer haber quedado sentenciado tras el ataque al barco turco que encabezaba la Flotilla de la Libertad.

Turquía ha sido un aliado estratégico para Israel en Oriente Próximo, sobre todo porque era el único. La República Turca fue el primer país musulmán en reconocer a Israel y también el primero en establecer relaciones diplomáticas con el Estado judío. En los noventa, 'en un contexto de esperanza de resolución del problema palestino, los dos países firmaron sendos acuerdos de cooperación militar [1996 y 1997] de amplio calado, así como un convenio de libre comercio [también en 1997]', explica Carmen Rodríguez, investigadora del Programa de Estudios Turcos del Taller de Estudios Internacionales Mediterráneos de la Universidad Autónoma de Madrid.

En el contexto actual, radicalmente diferente, 'un ataque como este exigirá una reacción muy seria por parte de Turquía, sobre todo cara a su propia opinión pública', explica esta especialista.

El Gobierno turco ha retirado a su embajador en Tel Aviv y advirtió a Israel de que el asalto al barco tendrá 'consecuencias irreparables'. La reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad de la ONU, en el que Turquía ocupa un asiento no permanente, se celebró a petición de Ankara. Tras cancelar su viaje oficial a Chile y antes de volver precipitadamente a su país, Erdogan anunció que Turquía solicitará también una reunión urgente de la OTAN que se celebrará este mismo martes.

Para Carmen Rodríguez, estas primeras reacciones, al igual que el análisis del contenido de la prensa turca, indican que Ankara no sólo va a elevar esta agresión al 'ámbito multilateral', sino que también 'ha empezado ya a determinar si es posible llevar el ataque ante los tribunales internacionales'.

El asalto al barco ha puesto en aprietos al principal valedor de Israel: EEUU

Según su análisis, la respuesta turca se centrará ahora en 'denunciar con más fuerza el bloqueo de Gaza, liderar un frente multilateral que denuncie la política de agresiones de Israel y forzar a Tel Aviv a que castigue a los responsables del ataque'. Sin descartar del todo la ruptura de relaciones, esta posibilidad parece más remota para esta experta, a la luz de la 'profundidad de los lazos entre los dos países'.

El asalto al barco no sólo ha puesto en aprietos a Israel, sino también a su principal valedor: Estados Unidos. Turquía es miembro de la OTAN y desde Washington se ha intentado además durante años fomentar las relaciones bilaterales entre estos dos países con el objetivo de paliar el aislamiento regional del Estado judío. Tras el ataque al barco pacifista turco, Israel está ahora un poco más solo.