Público
Público

Karzai pide a los talibanes que depongan las armas

Termina en Afganistán una asamblea de la reconciliación en la que no estuvo representada la insurgencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La asamblea de paz (Jirga) convocada por el presidente de Afganistán, Hamid Karzai, ha concluído este viernes con un llamamiento a los talibanes a que depongan las armas. El intento de Karzai por obtener la reconciliación en un país que lleva nueve años en guerra empezó vacío desde el principio.

Ni el presidente ni los 1.600 líderes tribales que han asistido se tenían que reconciliar. Ya lo están. Los que no han estado en ninguna de las reuniones han sido los talibanes. Por otra parte, cada uno de los asistentes fue elegido personalmente por Karzai, quien también fijó los puntos a tratar en la asamblea.

'Basta de guerra, deponed las armas. Cualquier demanda legítima que tengáis será cumplida', exhortó el presidente de la Jirga, el ex jefe de Estado Burhanudin Rabbani. 'Queremos que la comunidad internacional, que ha hecho una coalición de guerra contra el terror, haga ahora una coalición de paz en Afganistán', completó Rabbani.

A continuación, el vicepresidente, Qeyamuddin Kashaf, leyó los principales puntos de los 200 aprobados por la asamblea, todos ellos de carácter no vinculante y que apoyan algunas de las ideas que Karzai ya había puesto sobre la mesa para iniciar el diálogo. La asamblea recomendó crear un 'mecanismo de negociaciones' a través de una 'comisión de reconciliación' de alto nivel que dialogue con el los talibanes. 'Pedimos a todas las partes implicadas en el conflicto que dejen atrás sus condiciones, muestren su buena voluntad por la paz y dialoguen', leyó Kashaf.

De cara al exterior, la jugada puede dar un poco de credibilidad a Karzai, que no pasa por uno de sus mejores momentos. Tras unas elecciones marcadas por el fraude, el presidente afgano tuvo muy difícil configurar un Gobierno de consenso, lo que le dejó en una posición muy delicada.

'Los opositores deben dejar de luchar inmediatamente y desligarse de Al Qaeda', exigió la Jirga. La asamblea también recomendó al Gobierno afgano y a las potencias extranjeras que liberen 'a los prisioneros talibanes capturados por informes erróneos' y que 'garanticen la vida' de aquellos que decidan abandonar la insurgencia. Hecho que fue aceptado de buena gana por Karzai: 'Habéis pedido la liberación de talibanes y haremos esto de forma inmediata. Estamos decididos a aplicar la declaración', asintió el presidente.

La declaración incluye una petición expresa a las tropas extranjeras para que 'detengan las redadas ilegales en domicilios y los bombardeos que matan a civiles', además de pedir un apoyo internacional sostenido para Afganistán.