Publicado: 29.11.2016 10:36 |Actualizado: 29.11.2016 10:36

Kofi Annan viaja a Birmania para examinar las denuncias de abusos contra la etnia rohinyá

El conflicto que ha sido denominado como "limpieza étnica" de la minoría musulmana vuelve a recalentarse tras un asalto armado en tres puestos fronterizos atribuido a los miembros de la minoría

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Una joven rohinyá llora junto a los restos calcinados tras un incendio en el campamento Baw Du Ba Muslim (Rohinyá) en Sittwe, oeste de Birmania. EFE/Nyunt Win

Una joven rohinyá llora junto a los restos calcinados tras un incendio en el campamento Baw Du Ba Muslim (Rohinyá) en Sittwe, oeste de Birmania. EFE (Archivo)

@EstPom

MADRID.- El ex secretario general de la ONU Kofi Annan viaja a Birmania para visitar la región de Rakáin y examinar las denuncias de abusos contra la minoría musulmana rohinyá. Esta es su segunda visita desde que fuera designado por el gobierno birmano como presidente de la comisión de expertos encargada de proponer soluciones al conflicto sectario entre la mayoría budista y los rohinyá.

La visita llega después de que la Organización Nacional Rohinyá Arakan (ARNO) reclamara la intervención de la ONU y la comunidad internacional para frenar lo que el jefe de la ACNUR en la frontera bangladesí con Birmania, John McKissick, ha denominado "limpieza étnica" contra los rohinyá.



La minoría no obtiene reconocimiento por parte de las autoridades y en vez de ser considerados ciudadanos birmanos son tratados como inmigrantes bengalíes sufriendo restricciones y incluida la privación de movimientos.

En octubre de este año, tuvo lugar un asalto armado en tres puestos fronterizos, ataque que fue atribuido a los miembros de la minoría. Desde entonces han muerto 69 sospechosos, 17 soldados y se ha detenido a 434 personas.

El brote de violencia sectaria en 2012 que causó al menos 160 muertos

Más de un millón de rohinyá viven en la región, donde la discriminación crece desde el brote de violencia sectaria en 2012 que causó al menos 160 muertos y dejó a unos 120.000 de ellos confinados en 67 campos. El conflicto étnico y las violaciones a los  derechos humanos del grupo musulmán están presentes, al menos desde 1978, como denunció Amnistía Internacional en 2004.

Ahora, activistas y grupos de defensa de los derechos humanos acusan al Ejército birmano de cometer ejecuciones, violaciones, saqueos y la quema de más de mil casas en aldeas rohinyá. Por todo ello, al menos 30.000 civiles han sido desplazados. Kofi Annan afirma sentir una "profunda preocupación" por la situación del país.