Público
Público

'Le Monde' se querella contra el Elíseo por investigar sus fuentes del caso Bettencourt

El diario francés acusa al Gobierno de Sarkozy de violar la ley de protección de fuentes que ampara a los periodistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El diario francés Le Monde ha decidido querellarse contra el Gobierno francés al que acusa de tratar de descubrir las fuentes que estaban utilizando sus periodistas para informar sobre el caso Bettencourt.

La decisión acaba de ser anunciada en la web del diario, en la que se asegura que 'el Elíseo recurrió a procedimientos que infringen la ley de protección del secreto profesional'. El Elíseo lo desmiente todo.

El pasado 17 de julio, 'Le Monde' titulaba una de sus informaciones con 'El principal colaborador de Bettencourt pone en aprietos a Woerth'. En ese artículo de portada, aparecía el nombre de ministro de Trabajo, Éric Woerth, relacionado con un caso de tráfico de influencias.

Según el diario, el titular de trabajo habría permitido que la heredera del imperio L'Oréal, Lillian Betencourt, desviara parte de su fortuna personal a un paraíso fiscal, a cambio de que Patrice de Maistre, mano derecha de Bettencourt y gestor personal, contratara a su mujer, Florence.

La noticia fue publicada a escasos días de la comparecencia del ministro ante las autoridades por otro escándalo relacionado con Bettencourt. El ministro estaba acusado de aceptar donaciones ilegales de la millonaria para la campaña electoral del presidente Nicolas Sarkozy, cuando ejercía de tesorero de la UMP.

Según Le Monde, dicha información no fue bien recibida por el Elíseo, que decidió investigar por su cuenta quién estaba proporcionando esas informaciones al periódico. El Gobierno habría ordenado a la Dirección General de la Policía Nacional, a los servicios secretos cortar las fugas de información.

El nombre de Woerth saltó a la palestra después de que los abogados escucharan unas cintas grabadas ilegalmente por el mayordomo de Bettencourt a petción de su hija, Françoise Bettencourt Meyers.

Con esas grabaciones, la hija de la heredera quería demostrar que su madre no estaba en condiciones de gestionar su fortuna, al hacer donaciones de 1.000 millones de euros al fotógrafo, François Marie Banier.