Público
Público

La Liga Árabe retira a sus embajadores de Siria y aumenta las sanciones

Pide a la ONU enviar una misión conjunta  para comprobar sobre el terreno el alto el fuego en Siria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Liga Árabe ha aumentado este domingo su presión sobre Asad, con nuevas sanciones y la retirada de sus embajadores en Damasco. A lo que el representante sirio en la Liga, Yusef Ahmed, ha recriminado la presunta hostilidad de algunos de sus miembros y les ha acusado de financiar a los 'grupos terroristas que azuzan la violencia'.

En una reunión extraordinaria en El Cairo, los jefes de la diplomacia árabe acordaron 'suspender todas las formas de colaboración diplomática con los representantes del régimen sirio en los distintos países, entidades y conferencias internacionales', según el proyecto de resolución al que tuvo acceso Efe.

Además, según este mismo proyecto, ha pedido al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que emita una resolución para formar una fuerza de paz conjunta que compruebe sobre el terreno el alto el fuego en Siria.

Los ministros de Exteriores árabes decidieron en su reunión en El Cairo poner fin a la anterior misión de observadores árabes y que entre los miembros de la nueva delegación figuren también efectivos de la ONU.

La Liga Árabe pide a los rebeldes que 'unifiquen filas' para mantener un diálogo serio con ellos

Esta decisión coincide con la dimisión del jefe de la citada misión de observadores árabes, el general sudanés Ahmed Mustafa al Dabi, y la propuesta de que el exministro de Asuntos Exteriores jordano Abdulilá Jatif, encabece la nueva misión conjunta con la ONU.

Otra de las medidas de presión adoptadas es intensificar la aplicación de las sanciones económicas y la suspensión de los tratos comerciales con el régimen sirio, excluyendo lo que afecta directamente a los ciudadanos.

Por otro lado, la Liga Árabe se comprometió a 'abrir canales de comunicación con la oposición siria y facilitar todas las formas de apoyo político y financiero a la misma'. Así, decidieron, asimismo, pedir a la oposición que 'unifique sus filas' y mantener con ella un diálogo serio previo a la conferencia internacional sobre Siria, que determinaron celebrar el próximo día 24 de febrero en Túnez.

Entre otras decisiones adoptadas, figura la intención de ayudar a que las organizaciones internacionales humanitarias puedan atender al pueblo sirio, así como la organización de campañas para donaciones populares y la formación de un fondo internacional.

El representante sirio ante la Liga Árabe, Yusef Ahmed, rechazó estas resoluciones contra su país. En un comunicado, aseguró que las medidas que pretenden emprender los ministros de Asuntos Exteriores de la Liga 'reflejan de modo escandaloso el secuestro de las decisiones árabes y la falsedad de la voluntad árabe conjunta'.

Criticó, en particular, la postura de Catar y Arabia Saudí, los países que han ejercido una mayor presión para lograr una condena firme contra Damasco.

'La resolución mostró el estado histérico y la confusión que viven estos países después de su fracaso ante el Consejo de Seguridad de la ONU', subrayó Ahmed, en alusión al bloqueo de Rusia y China a una condena en ese organismo.

Asimismo, consideró que el dominio que ejerce sobre el organismo la opinión de algunos países árabes como Catar y Arabia Saudí supone 'un desvío escandaloso del pacto de la Liga Árabe y una hostilidad directa (...) que tiene como objetivo acabar con la estabilidad en Siria'.

Para el representante sirio, los mismos Gobierno árabes son 'el motivo del fracaso de cualquier solución política equilibrada para la crisis en Siria'.