Público
Público

Todo listo para que arranque en Washington la cumbre anticrisis del G-20

Con la intención de concretar soluciones contra los problemas financieros globales, los mandatarios de los países más poderosos del mundo se reúnen en la capital de EEUU. Una cena de gala en la Casa Blanca dará el pis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En medio de fuertes medidas de seguridad, la capital de Estados Unidos se prepara para el arranque hoy de la Cumbre del Grupo de los 20 (G20), la cita que debe sentar las bases para la reforma del sistema financiero internacional.

Conscientes de que la economía del planeta se encuentra en la peor situación desde hace más de medio siglo, los mandatarios de los países desarrollados y de las economías emergentes tratarán de tomar medidas contra la crisis y cambiar las reglas de los mercados para prevenir otras en el futuro.

La reunión ha sido convocada por el G-20, del que forman parte las ochos naciones más industrializadas del planeta, más varios países emergentes y la Presidencia de turno de la Unión Europea. Además de los países del Grupo de los Siete (Alemania, Canadá, EEUU, Francia, Italia, Japón y Reino Unido), integran el grupo Argentina, Australia, Brasil, China, India, Indonesia, México, Rusia, Arabia Saudí, Suráfrica, Corea del Sur, Turquía y la Presidencia de la UE.

Tras intensas gestiones diplomáticas, también España logró hacerse un hueco en la cumbre, gracias al apoyo del presidente francés, Nicolas Sarkozy, que este semestre ocupa la Presidencia de la Unión Europea. Holanda, que también reclamó su lugar, estará finalmente integrada en la delegación de Francia, y la República Checa -próxima presidencia de la UE- ocupará una de las sillas de España.

Los mandatarios que participaran en la cumbre han comenzado a llegar hoy a Washington, dado que esta noche tienen el primer acto oficial, una cena en la Casa Blanca, con el presidente George W. Bush, como anfitrión, a dos meses de abandonar el cargo.

Mañana sábado arrancarán las reuniones plenarias con una foto de grupo, y se espera que en torno a las 3 de la tarde (20.00 GMT), el encuentro concluya con una declaración institucional de Bush. Algunos de los mandatarios han aprovechado la presencia en Washington para celebrar reuniones bilaterales, como la que celebrarán hoy el presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, con su colega argentina, Cristina Fernández.

El presidente electo de EEUU, Barack Obama, no estará presente en la cumbre, pero enviará a dos emisarios, la ex secretaria de Estado demócrata Madeleine Albright y el ex legislador republicano Jim Leach, que establecerán los primeros lazos del nuevo Gobierno de EEUU con los países emergentes y las naciones más industrializadas.

Por su parte, los líderes europeos plantean la cumbre con una ambiciosa agenda para la reforma de los mercados financieros, que el presidente saliente de EEUU, George W. Bush, ve con recelo. Y es que, según la visión predominante en Europa, sin una mayor regulación es inevitable que se repitan las turbulencias que han convulsionado a los mercados mundiales durante los últimos meses.

La actual crisis es fruto, en gran medida, de la ingeniería financiera ideada por los 'gurús' de Wall Street, que diseñaron, bajo la mirada ausente de los reguladores, complejos instrumentos financieros respaldados por hipotecas de alto riesgo a las que las agencias de calificación dieron su visto bueno.

El estallido de la burbuja ha dejado al descubierto conflictos de interés, altísimos niveles de endeudamiento entre los grandes de la banca de inversión estadounidense, gigantescas lagunas reguladoras y sistemas de riesgo que erraron a la hora de predecir el apoteosis. Con ese escenario como telón de fondo, Sarkozy -como presidente de la UE- llega a Washington con la intención de alcanzar un acuerdo que permita la puesta en marcha de amplias reformas en el plazo de 100 días.

Esas reformas incluirían un sistema para detectar con antelación posibles desequilibrios en los mercados financieros. Dada la resistencia de Washington a las regulaciones y el hecho de que el presidente electo de EEUU, el demócrata Barack Obama, no estará presente en la cumbre, la opinión dominante parece ser que el encuentro no se traducirá en cambios drásticos.

Por su parte, el británico Gordon Brown, una de las voces más respetadas en medio de la actual crisis, quiere reformar los organismos multilaterales para dar más voz a Asia y otras economías emergentes, e insiste en la necesidad de mayores acciones coordinadas para impulsar el crecimiento.