Público
Público

Una lluvia de dardos metálicos acabó con Shana

Los grupos israelíes de derechos humanos han denunciado el proyectil que mató al cámara de Reuters

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

 

El cámara de Reuters Fadel Shana estaba grabando el pasado miércoles a un tanque israelí en Gaza cuando pidió a su técnico de sonido Wafa Abu Mizyed que apartara a unos niños que le estaban molestando. En ese momento, el tanque abrió fuego contra el grupo.

En las imágenes de la cámara de Shana se puede ver cómo dos segundos después del disparo, el proyectil explota en el aire a escasos metros de él lanzando unos pequeños objetos punzantes, con forma de dardo. Justo después se interrumpe la grabación.Shana y los dos niños murieron acribillados por la metralla. Abu Mizyed tuvo más suerte y sólo fue alcanzado por uno de los dardos en la muñeca.

En el momento del ataque, tanto Shana, que vestía un chaleco reflectante con la palabra prensa, como su vehículo estaban claramente identificados. Se encontraban en campo abierto y a plena luz del día.'Creemos que el tanque disparó dos proyectiles, ambos llenos de pequeños dardos, hacia la posición en la que estaba nuestro equipo. El primero acabó con Fadel y los dos críos, y el segundo destruyó el coche', declaró ayer en Gaza Alastair Macdonald , director de Reuters en la zona.

La autopsia realizada ayer en Gaza determinó que la muerte de Shana, de 23 años, se debió al impacto de varios dardos, de unos tres centímetros de largo. El cadáver tenía impactos en el pecho, el cuello y el hombro. La potencia de los dardos de acero logró partir su espina dorsal.

Este tipo de munición, en la que el proyectil lanza una gran cantidad de dardos a modo de metralla, está destinada a lograr un daño masivo por encima de la precisión. Su uso por parte del Ejército en Gaza, con una gran densidad de población, ha sido criticado por varias organizaciones palestinas e israelíes.

'El Ejército israelí no hace comentarios sobre la munición que emplea, pero su armamento cumple con la legalidad internacional', dijo ayer una portavoz del Ejército. En 2003, el Tribunal Supremo de Israel rechazó una petición del Centro Israelí de Derechos Humanos para que prohibiera el uso de armas que pudieran causar un daño excesivo a la población civil.'En nuestras operaciones intentamos ser lo más quirúrgico posible y hacemos todo lo posible para que los inocentes no se vean atrapados en los combates', dijo el miércoles el primer ministro israelí, Ehud Olmert.

Las operaciones del Ejército israelí dejaron 20 palestinos muertos el miércoles, entre ellos cinco niños. Fue la respuesta a una emboscada de milicianos de Hamás que abatieron a tres militares israelíes que habían penetrado en Gaza para perseguir a dos de los atacantes.

Las Fuerzas Armadas israelíes mataron ayer a dos palestinos, uno de 16 años, que se negaron a bajarse de su coche en la ciudad cisjordana de Jenin, según informó el Ejército.