Publicado: 05.02.2014 16:27 |Actualizado: 05.02.2014 16:27

Londres se colapsa en la primera jornada de la huelga de metro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La ciudad de Londres se ha colapsado este miércoles durante la primera jornada de una huelga de 48 horas convocada en el metro, el más largo y antiguo del mundo y que cuenta con tres millones de pasajeros al día, como respuesta a los próximos recortes de personal a los que se enfrentará la red de transporte.

El Sindicato Marítimo y de Transporte (RMT) y la Asociación de Personal Asalariado del Transporte (TSSA), los dos principales sindicatos, han convocado una huelga que dio comienzo durante la noche del martes para protestar por la reducción de cerca de un millar de puestos de trabajos y por el cierre de muchas taquillas en el proceso de modernización de la red.

Durante la hora punta de este miércoles, los usuarios del transporte se han enfrentado a largas esperas para poder acceder a los trenes y a los autobuses de una red que tendrá unos servicios muy limitados hasta este jueves. Muchos de los viajeros han optado por vías alternativas -como ir en bicicleta o caminando- para evitar los atascos. Está prevista una segunda huelga, también de 48 horas, entre el 11 y el 14 de febrero. Según el TSSA, en esta primera jornada de paro, el servicio se redujo "en un 70 %" si bien la empresa Transport For London (Tfl) -encargada de gestionar el metro- indicó que operan servicios mínimos de trenes en ocho de las once líneas.

En una comparecencia ante la Cámara de los Comunes, el primer ministro británico, David Cameron, "condenó sin reservas" la acción sindical. "Necesitamos una línea de metro modernizada para los millones de londinenses que la utilizan cada día", opinó el jefe del Gobierno, que agregó que "el hecho de que sólo un 3% de las transacciones impliquen oficinas de venta de billetes justifica que haya menos personas en esas oficinas y más gente en las plataformas y en las estaciones".

El alcalde de Londres, el conservador Boris Johnson, se unió al discurso de Cameron y calificó el paro de "inútil" e incluso apostó por modificar las leyes sobre huelgas para limitar estas medidas. Los líderes sindicales de RMT y TSSA, Bob Crow y Manuel Cortes criticaron al regidor por negarse a entrevistarse con ellos para analizar el cierre de las oficinas. La medida de fuerza se adoptó en protesta por el cierre anunciado de oficinas de billetes para 2015, que, según los sindicatos, supondrán un recorte de 750 empleos. Los líderes sindicales habían ofrecido anular este paro si se suspendían los planes de cierre pero las negociaciones entre las dos partes concluyeron sin ningún acuerdo.