Público
Público

Londres investigará las denuncias de tortura a sospechosos de terrorismo

Un grupo de abogados investigará 13 casos que probarían la colaboración de los Servicios Secretos en mal trato a presos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer ministro británico, David Cameron, ha aceptado que se abra una investigación para clarificar las numerosas denuncias contra los servicios secretos por su supuesta participación en casos de torturas. El Gobierno pondrá en marcha una serie de investigaciones conducidas por un equipo de abogados y, en principio, no serán públicas.

Es posible que la decisión moleste a los Servicios Secretos, cuya imagen se ha visto muy deteriorada después de que se demostrara su participación en los interrogatorios a Binyan Mohamed. Este ciudadano etíope con permiso de residencia fue detenido en 2002 en Pakistán y trasladado después a Guantánamo, acusado de pertener a Al Qaeda.

El caso de Mohamed ha sido el más llamativo de los últimos tiempos porque puso en evidencia dos cosas. De un lado, agentes del MI5 participaron en sus interrogatorios en Pakistán y una cárcel secreta de la CIA en Marruecos, y conocían el maltrato que había sufrido en Guantánamo por parte de los servicios secretos estadounidenses.

Del otro, el ex ministro de Exteriores, David Miliband se empeñó al máximo en que los jueces que llevaban el caso no publicaran dichas evidencias aduciendo que si salían a la luz, la relación entre Washington y Londres en materia antiterrorista podría verse afectada.

Mohamed quedó en libertad tras demostrarse que sólo había confesado pertenecer a la red terrorista forzado por las torturas. Los jueces desestimaron finalmente las peticiones de Miliband y publicaron los párrafos que en un primer momento se ocultaron durante el invierno de 2009.

Y como en la de Mohamed, tanto Cameron como Hague saben que es muy posible que esas investigaciones conlleven la publicación de documentos clasificados. En total, según la prensa británica, hay 13 casos en los que los abogados tendrán que decidir si los Servicios Secretos son cómplices y ofrecer en último término compensaciones económicas a los afectados.   

The Guardian afirma que Cameron habría discutido estos términos con el presidente estadounidense Barack Obama en los último días, por lo que podría suponer para EEUU la publicacion de determinados datos.  

Desde que estallara el caso Mohamed se han multiplicado las denuncias, que se calculan en torno al centenar. La sombra de las torturas no afecta sólo al MI5 y al MI6, sino que en algunos casos, como el de Baha Moussa, un recepcionista de un hotel de Basora asesinado en 2003, afectan también al Ejército.