Publicado: 20.03.2016 16:18 |Actualizado: 20.03.2016 16:18

Lula recurre ante el Supremo para evitar que su caso vuelva al juez Moro

El Tribunal Supremo anuló este viernes el nombramiento del expresidente de Brasil como ministro en el Gobierno de la presidenta, Dilma Rousseff, con lo que le privó del fuero privilegiado asociado a ese cargo y ordenó que su causa regrese al tribunal de Curitiba.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
El expresidente brasileño y flamante ministro de Presidencia, Luiz Inacio Lula da Silva, rodeado de simpatizantes a la salida del Palacio Planalto, tras su toma de posesion en el gabinete de Dilma Rousseff. REUTERS/Adriano Machado

Lula recurre ante el Supremo para evitar que su caso vuelva al juez Moro. REUTERS/Adriano Machado

RÍO DE JANEIRO.- El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva recurrió al Tribunal Supremo para evitar que el proceso abierto en su contra vuelva a la jurisdicción del juez Sergio Moro, el responsable del caso de corrupción en Petrobras, informaron hoy sus abogados. El magistrado del Tribunal Supremo Gilmar Mendes anuló este viernes el nombramiento de Lula como ministro en el Gobierno de la presidenta, Dilma Rousseff, con lo que le privó del fuero privilegiado asociado a ese cargo y ordenó que su causa regrese al tribunal de Curitiba, dirigido por el juez Moro.

Este juez, responsable de haber aplicado 93 condenas en los últimos dos años a implicados en el caso Petrobras, también ordenó que Lula fuera interrogado en una comisaría el pasado 4 de marzo y puso escuchas telefónicas para investigar al expresidente. Los abogados de Lula argumentaron que el magistrado Mendes se excedió en sus competencias al tomar una decisión sobre la jurisdicción del proceso abierto en contra de Lula, que es investigado por supuestos delitos de lavado de dinero y falsificación.



Por ello, solicitaron a otro juez del Supremo Teori Zavascki, que anule la decisión de su colega de forma cautelar, hasta que el pleno de la Corte analice el caso. En su solicitud, los abogados argumentan que el juez Moro ordenó las escuchas "ilegales" a Lula, su familia y el bufete de abogados que le representa y después la divulgación de las grabaciones, incluyendo conversaciones entre el expresidente y Rousseff.

La fiscalía acusó a Lula formalmente de los delitos de lavado de dinero y falsificación, por supuestamente haber ocultado que es dueño de un apartamento de lujo en un edificio de la constructora OAS, una de las empresas implicadas en las corruptelas del caso Petrobras. De forma paralela, la Abogacía del Estado también anunció que recurrió la decisión del Supremo para conseguir que la Corte le permita asumir el cargo de ministro de la Presidencia.

En su sentencia, que tiene carácter cautelar y deberá ser refrendada o revocada por el pleno del Supremo, Mendes consideró que el nombramiento se realizó "claramente" con el propósito de "impedir" un posible arresto de Lula.